"De broma en broma, la verdad se asoma”, dice un popular refrán centroamericano aplicado por el presidente electo, Juan Orlando Hernandez , al asegurar que el ex presidente José Manuel Zelaya quiere usurpar su puesto y quitarle la presidencia del Congreso Nacional al Partido Nacional.

Durante su participación en la inauguración del programa Con Chamba Vivís Mejor , en el que participaron altos representantes del sector empresarial del país, Hernández bromeó al anticipar y justificar que su participación sería con brevedad.

“Antes de hablarle del programa que hoy nos concita aquí quiero... y con el tiempo muy apretado porque tengo que ir a recibir la credencial porque sino se puede adelantar ‘Mel’ Zelaya y me la quita”, bromeó Hernández cuando se disponía a relatar la historia de una de las beneficiadas del programa.

Y continuó: “porque así como nos quieren quitar la presidencia del Congreso quieren usurpar el poder que el pueblo me dio y eso no lo vamos a permitir”.

Mientras la broma generó una disimulada risa en su rostro y constantes carcajadas en el salón que albergó a más de 200 empresarios, Hernández indicó: “A propósito, ese fue un tip de información de inteligencia que me dio Aline Flores (presidenta del Cohep), dice que estaban por allá”, bromeó nuevamente Hernández.

Luego de esta mención, Hernández volvió a retomar su discurso en el que solicitaba a los presentes el apoyo total para el programa que busca la generación de más de 100 mil empleos. Y es que la determinación de quién asumirá la presidencia del Congreso Nacional ha generado múltiples reacciones en la clase política del país. Por un lado, los líderes de partidos de oposición como Libertad y Refundación (Libre) y el Partido Anticorrupción (Pac) han reiterado que la presidencia de este poder del Estado debe ser asumida por un líder del partido contrario al Partido Nacional.

Según estos, con esta decisión se permitiría crear una balanza en cuanto a la toma de decisiones concernientes al destino del país. Sin embargo, esta postura fue debatida por Hernández en declaraciones anteriores al asegurar que los partidos de oposición quieren “atentar contra la gobernabilidad” de su administración.

A criterio del mandatario electo, el presidente del Congreso Nacional debe surgir de los 48 diputados nacionalistas ganadores de los pasados comicios, por ser el partido que obtuvo la mayoría de votos. En los últimos días se han acentuado los cabildeos entre los partidos políticos para lograr integrar la junta directiva del nuevo Congreso Nacional, que debe iniciar sesiones preparatorias el 21 de enero, es decir, la próxima semana.