La advertencia para los empresarios que defrauden el fisco, los empleados públicos y los funcionarios que no den resultados fue clara. “En guerra avisada, como dicen, no hay muertos”, fueron las palabras expresadas por el presidente electo Juan Orlando Hernández al referirse a las medidas que serán adoptadas para luchar contra la evasión y contra la burocracia institucional que carcome como un cáncer los entes públicos.

Este martes, Hernández sostuvo un encuentro con miembros del Comité Técnico de Transición del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) para solicitar el acompañamiento de este organismo como garante de la trasparencia en las tareas emprendidas por el nuevo gobierno. En el encuentro, Hernández se hizo acompañar de Jorge Ramón Hernández Alcerro, como coordinador de la junta de transición del nuevo gobierno, y de los representantes del CNA: el pastor evangélico Alberto Solórzano, el sacerdote católico Carlos Rubio y Arnaldo Bueso, presidente de la Federación de Organizaciones no Gubernamentales para el Desarrollo de Honduras (Foprideh).

El presidente electo expuso a los miembros del comité la necesidad de crear mecanismos de transparencia en distintas áreas del Estado como en Salud y Seguridad. Para la primera de estas, Hernández planteó cambiar la forma de comprar las medicinas, para lo que se haría en un convenio con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para que este organismo compre, almacene y distribuya.

“Nadie del Estado de Honduras, ningún funcionario tiene que meter las manos en eso (compra de medicinas) para garantizar que esos recursos sean bien invertidos”, justificó Hernández.Así también reveló su intención de lograr junto al CNA la creación de medidas puntuales y rápidas para acelerar el proceso de depuración o certificación de la Policía Nacional, además resaltó la importancia de incluir componentes espirituales en las instituciones, específicamente de la policía.

Informó que en el caso del manejo de recursos para licitaciones o adquisiciones en instituciones como la Secretaría de Obras Publicas, Trasporte y Vivienda (Soptravi), el Fondo Vial y Coalianza, se firmó un convenio con la oficina de Naciones Unidas para la administración de recursos de proyectos UNOPS (The United Nations Office for Project Services) que certificaría los procesos en Honduras. Indicó además que sostuvo una reunión con la representación de transparencia internacional localizada en Honduras para trabajar los temas expuestos.

La advertencia Hernández recordó la petición realizada al Congreso Nacional de cambiar el Código Tributario para que se penalice a quien defrauda al fisco, iniciativa de reforma que fue introducida al poder legislativo la noche del lunes y que está aún pendiente de discusión. En ese sentido, declaró que “alguien me decía ‘te vas a echar muchos enemigos’, pero yo creo que en guerra avisada, como dicen, no hay muertos, ¿verdad?”. “Y yo quiero aprovechar y decirle al pueblo hondureño que tenga la plena seguridad que en nuestro gobierno cada centavo que se tribute va a ser bien invertido”, agregó.Hernández concluyó su comparecencia al reiterar que trabajará muy de cerca con el CNA al tiempo que envió también una advertencia a los funcionarios y empleados públicos.

“Desde ahora esta etapa va a ser muy diferente y, de igual manera, en guerra avisada no hay soldado muerto, en ese sentido hay que actuar con ética, con transparencia y abrirnos para que el ciudadano pueda estarnos evaluando y vigilando porque los recursos son del pueblo y son para ellos”, recomendó. Por su parte, el pastor Alberto Solórzano expresó que no solo el CNA ve con buenos ojos la disposición de Hernández para lograr mecanismos de transparencia, sino también la comunidad cristiana, que está bien representada en la organización.

Señaló que las acciones empleadas en la DEI serán el punto inicial de un combate frontal a la corrupción del país. Detalló que en el tema de la compra de medicamentos se busca que “el Estado saque su mano de ahí y entonces se pueda colocar esto en otras manos para que haya veeduría y observatorios independientes que puedan garantizar que todo el tema, que no solo es compra de medicamentos sino almacenamiento y distribución que este proceso, se haga de forma correcta”.

Así también, el padre Carlos Rubio resaltó la importancia de que el CNA mantenga una postura firme durante este gobierno para vigilar que los fondos sean utilizados en debida forma y el impacto de los mismo sea para bien de la población más pobre.“Se lo acabo de decir al presidente, que no se olvide de los pobres y que en los hospitales necesitan una atención urgente en cuestiones administrativas”, comentó Rubio. Tanto la Iglesia Católica como la cristiana evangélica fueron invitadas ayer por Hernández a participar como observadores de los fondos que serán destinados para la plataforma Vida Mejor.