Asunción. El gobernante Partido Colorado de Paraguay, que ganó las elecciones presidenciales, se consolidaba el lunes con el triunfo en la mayoría de gobernaciones y con más escaños de los previstos en el Senado, según cifras oficiales preliminares.

Estos resultados restan presión sobre la agenda prometida por el mandatario electo, el conservador de 46 años Mario Abdo Benítez, que busca mantener el rumbo económico y atraer más inversiones al país productor de soja.

La diferencia de menos de cuatro puntos con la que Abdo superó a su rival Efraín Alegre, líder de la alianza centroizquierdista GANAR, fue mucho menor a la proyectada por las encuestas y los sondeos de boca de urna.

No obstante, los sondeos también fallaron en los pronósticos para el Senado, donde la agrupación gobernante obtuvo 17 de las 45 bancas, dos menos que en el periodo anterior pero cinco más de lo que pronosticaban las encuestas, según los resultados preliminares oficiales.

La calificadora de riesgo Fitch mantuvo en positivo la perspectiva de Paraguay tras considerar que Abdo mantendría la disciplina fiscal de Cartes. La agencia dijo que proyectaba que “la tendencia reciente de Paraguay de sólido crecimiento y diversificación continuará”.

Pese a que no logró la mayoría simple exigida para aprobar legislaciones y cambios, tiene las puertas abiertas a forjar alianzas puesto que partidos pequeños de su misma línea ganaron dos o tres bancas.

El Partido Colorado triunfó además en 13 de 17 gobernaciones, arrebatándole a su rival histórico, el Partido Liberal, la administración del populoso departamento Central por primera vez en la historia democrática del país.

“Los partidos tradicionales mantienen su hegemonía”, dijo el analista político Sebastián Acha, en una entrevista telefónica.

“No se puede hablar que haya habido un giro a la izquierda como se predijo. Abdo consolida una bancada importante en el Senado con el Partido Colorado y tendrá seguramente una abrumadora mayoría en (la Cámara de) Diputados”, agregó.

El Tribunal Superior de Justicia Electoral, responsable del juzgamiento de las actas, tiene previsto dar en mayo los resultados oficiales de la Cámara de Diputados, donde el Partido Colorado tiene 46 de 80 escaños.

Abdo proyecta mantener la política del actual mandatario, Horacio Cartes, de tributos bajos y exenciones para estimular la inversión extranjera y la producción del agro en el país, cuarto exportador mundial de soja.

El Congreso aprobó el año pasado un proyecto para grabar con 10% las exportaciones de soja, pero Cartes vetó la medida que también es rechazada por Abdo. Algunos analistas anticipaban un nuevo debate respecto al tributo si la izquierda se fortalecía en la Cámara alta.

La calificadora de riesgo Fitch mantuvo en positivo la perspectiva de Paraguay tras considerar que Abdo mantendría la disciplina fiscal de Cartes. La agencia dijo que proyectaba que “la tendencia reciente de Paraguay de sólido crecimiento y diversificación continuará”.

Moody’s dijo que, aunque los resultados de los comicios presidenciales fueron mucho más ajustados de lo anticipado, espera que el gobierno electo mantenga las políticas vigentes.

“Paraguay tiene un sólido historial de políticas fiscales conservadoras, lo que respalda nuestra opinión de que el país mantendrá su baja carga de deuda”, dijo la analista de Moody’s, Samar Maziad.