Asunción, Xinhua. El presidente electo de Paraguay, Horacio Cartes, manifestó su voluntad de practicar en su mandato una política de diálogo con Brasil, al margen de cualquier confrontación.

"Quiero trabajar con el Brasil y no contra el Brasil", sostuvo Cartes en informaciones procedentes este viernes de Asunción, la capital paraguaya.

"Paraguay es un país bendecido, tiene energía, una necesidad mundial que compartimos con ellos y esa es una tranquilidad para trabajar", afirmó en declaraciones referidas por el diario asunceño "Ultima Hora".

Hace años, Paraguay reclama un aumento del precio de la energía que le compra Brasil, que le resulta excedentaria de la represa binacional Itaipú.

Al visitar el jueves la exposición agroindustrial Santa Rita, en el departamento de Alto Paraná (este), Cartes enfatizó que su país "no va a pedir limosnas" porque tiene "bastantes atractivos para sentarse en la mesa".

Luego de largas negociaciones, el entonces presidente Fernando Lugo logró en 2011 que Brasil triplicara el valor de la energía que adquiría hasta los 360 millones de dólares anuales.

Sin embargo, el gobierno del presidente Federico Franco considera ese precio inferior al valor internacional de la electricidad.

Cartes, que asumirá el 15 de agosto, se impuso en las elecciones de 21 de abril con el 45% de los votos y devolvió el poder al tradicional Partido Colorado tras un periodo en la oposición.