Quito, Andina. El presidente Alan García sostuvo que el acuerdo de intercambio de notas sobre los límites marítimos firmado por Perú y Ecuador favorece a ambos países y representa el fin de cualquier sospecha de discrepancia entre ambas naciones.

“Ni el presidente Rafael Correa ha traicionado a su pueblo, ni yo he traicionado al mío. Hemos logrado un acuerdo que nos favorece a los dos y le pongamos el nombre que queramos, es el fin de cualquier sospecha de lo que pudiera ser discrepancia”, aseveró.

En entrevista que publica hoy al diario ecuatoriano Expreso, el mandatario refirió que cada país es autónomo de decidir los procedimientos de ratificación del mencionado documento.

“En el Perú se usa que todo tratado tenga que ir al Congreso y en este caso, por la importancia histórica que tenía, variar las líneas de base, era imprescindible cambiar una ley. Pero cada uno de los países tiene su trámite de acuerdo con sus circunstancias. Alguien ha sugerido, aquí y allá, que el Congreso del Ecuador lo apruebe. Nosotros no podemos cambiar ni las fórmulas jurídicas ni las leyes, ni las costumbres de ese país”, afirmó.

En otro momento, subrayó que dejó atrás las peleas con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y que ahora siente “simpatía” por él.

“Con Hugo en su momento fuimos muy adversos, pero noté que él, además como militar, respeta las instituciones y el poder. Mientras era candidato me decía cosas feas y yo aprendí a responderle cosas más feas. Me di cuenta de que no era tan diablo el diablo, pero luego coincidimos en muchas reuniones y hemos tenido ocasión de conversar, y finalmente siempre le digo: Al final termino teniéndote simpatía y estás usando un discurso que lo veo más inteligente”, anotó.

“Si teníamos un conflicto con Hugo ahora no lo tenemos. Los 15 rounds ya terminaron, para qué volver como boxeador loco que vuelve al ring. La suerte le sonrió un poquito más al Perú, mientras que con Rafael Correa jamás ha tenido esas cosas invasivas y por eso lo respeto mucho porque ha sido muy tolerante con nuestros puntos de vista”, agregó.

Consultado sobre el papel de la prensa, García destacó que el rol de cuatro poder es hacer oposición.

“Su papel es hacer oposición. El gran debate del siglo XXI es quién tiene más capacidad de poner los temas sobre la mesa, el partido político organizado, el Parlamento con sus discusiones o la prensa. Yo digo simplemente que con inteligencia se gana todo y como cualquier judoca uno utiliza a la prensa a su favor”, puntualizó.