Tegucigalpa. El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, ordenó este lunes"la intervención total" de las 17 aduanas del país e instó a sus compatriotas a denunciar cualquier irregularidad en esas instituciones, informó una fuente oficial.

"A petición del presidente, respaldado por el Consejo de Defensa y Seguridad, se ordena la intervención total del sistema aduanero, de forma inmediata", señaló un comunicado leído por el ministro de la Presidencia, Reinaldo Sánchez, en una rueda de prensa, en la que estuvo presente Hernández.

El gobernante expresó "su respaldo" a la titular de la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI), Miriam Guzmán, quien además dirige la Fuerza Nacional Antievasión, creada por Hernández en enero pasado.

"Vamos hacer lo que tengamos que hacer para que este país recupere la paz, la tranquilidad, se vuelva transparente y que los hondureños sepan que cada centavo que tributan va a utilizarse como debe ser, con las medidas de transparencia del caso", explicó Hernández.

El mandatario también instó a los hondureños a "denunciar cualquier irregularidad" en las aduanas del país centroamericano y advirtió que no dará marcha atrás en su decisión.

Los funcionarios de las aduanas "que estén confabulados con la evasión fiscal serán separados de sus cargos y sometidos al debido proceso judicial", advirtió el gobierno hondureño, de acuerdo con el comunicado.

La intervención fue ordenada "debido a los hallazgos en los procedimientos aduaneros como posibles hechos constitutivos de delito de evasión, contrabando y conexos, que están siendo investigados", indicó Sánchez.

La Fuerza Nacional Antievasión será "la encargada del proceso de desaduanaje, inspección y aforo de toda la mercadería en cada una de las aduanas intervenidas", según la información oficial.

Tres de las 17 aduanas de Honduras fueron intervenidas este lunes por la Fuerza Nacional Antievasión y la DEI, con apoyo del Ministerio Público (Fiscalía), el Poder Judicial, la Policía Militar y la Policía Nacional, con el propósito de reducir el contrabando y aumentar la recaudación de impuestos.

Las aduanas intervenidas son las de Las Manos y Agua Caliente, fronterizas con Nicaragua y Guatemala, respectivamente, y la de Puerto Cortés, en el Caribe hondureño, según las autoridades.

Según estimaciones oficiales, el fisco hondureño deja de percibir cada año unos 23.000 millones de lempiras (un poco más de US$1.100 millones) por la evasión fiscal.