Montevideo. Con la victoria de su delfín político, el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, fue el gran ganador de las elecciones internas para renovar las autoridades de la oficialista Asociación Nacional Republicana (ANR) o Partido Colorado.

El diputado Pedro Alliana, de 41 años, obtuvo en los comicios del domingo el 48,4% de los 507.000 votos de afiliados de la ANR, por lo que será el nuevo presidente de su Junta de Gobierno.

La victoria fue más ajustada de lo esperado con 37,6% de las preferencias coloradas para Mario Abdo Benítez, que lidera un grupo de legisladores disidentes al oficialismo y preside el Senado y el Congreso.

Alliana, hasta ahora un dirigente de bajo perfil, no ha descartado la posibilidad de impulsar una reforma constitucional para habilitar la reelección presidencial que podría llevar el mandato de Cartes más allá de 2018.

"Negocien con la gente". La decisión de Cartes de impulsar a Alliana con la fracción Honor Colorado terminó de marcar una grieta en la ANR.

Desde hace meses, el jefe de Estado debe enfrentar al denominado G-15, un grupo de senadores oficialista que bombardea sus proyectos y han censurado el desempeño de sus funcionarios.

El domingo a la noche, el mandatario festejó el triunfo junto a Alliana, dijo que los disidentes representados por Abdo deben reconciliarse con la gente y destacó que la campaña se hizo sin dineros públicos.

"Para el gran triunfo nos necesitamos absolutamente entre todos. No tienen que abrazarse con el presidente, el partido tiene que abrazarse con sus convicciones y sus principios, abracemos lo que quiere el pueblo", manifestó.

Desde su punto de vista, "ser presidente de más 2 millones de afiliados no es poca cosa. Hay que entender la gran responsabilidad que tiene el partido que ya cayó en el 2008 y revisemos por qué".

"No hay que hablar de nadie y hay que mirar para adelante", enfatizó.

En ese sentido, llamó a esa colectividad política a la autocrítica.

"Las carencias, después de haber estado 61 años en el poder, es deuda de nuestro partido y tenemos que saber decir, nos hemos equivocados, y si no tenemos capacidad de pedir perdón no podemos rectificar errores", remarcó.

Uno de los miembros del G-15, el senador Juan Carlos Galaverna, había asegurado que Cartes gastó unos US$18 millones en la campaña electoral de Honor Colorado.

[[wysiwyg_imageupload:6006:]]

Dos caras. El diario ABC Color de Asunción, interpretó hoy que la elección dejó por un lado "una disidencia (maristas) que cree haber conseguido un resultado que le servirá de base para futuras negociaciones" y por el otro "el cartismo, que, de buenas a primeras, se presenta soberbio y poco dispuesto a negociar".

"Los cartistas hablan de una victoria 'aplastante y contundente', aunque han de ser conscientes de que su triunfo no fue decisivo, fulminante, como habían anunciado y deseado", reseña el rotativo.

"Por su parte, los disidentes destacan su 'triunfo moral' frente a la estructura política superior desplegada desde el oficialismo", agrega.

Señala que "los maristas abrigan la esperanza de que con el caudal electoral demostrado en las urnas sentarán la base de una oposición creciente al cartismo dentro de la ANR".

"Los cartistas, en cambio, anuncian que irán minando a los disidentes con la paulatina captura de exponentes maristas, como serían algunos integrantes del G-15", añade.

Según el análisis de ABC, "el internismo colorado está escribiendo de nuevo una historia de polarización en el partido de gobierno. El desafío de los grupos colorados es reeditar su conocido pragmatismo a la hora de procesos electorales para unir fuerzas, pese a las diferencias, y enfrentar con éxito los próximos comicios municipales".

Las internas también definieron los postulantes a las elecciones municipales del 15 de noviembre donde los partidarios de Cartes se quedaron con las principales jurisdicciones como el intendente de la capital, Asunción, Arnaldo Samaniego, que irá por la reelección.

Abdo opinó que su movimiento Colorado "Añeteté" sale de esta instancia "absolutamente fortalecido" y que trabajará por la unidad de la ANR conservando la identidad.

"No hemos pagado los más de 400.000 votos y el día que nosotros claudiquemos, esa gente se va a otro lado. El Partido Colorado necesita que se mantenga el itinerario de coherencia y no vamos a negociar nuestros principios", aseveró.

¿Reelección? Alliana llamó a sus correligionarios a buscar la unidad sin distinción de movimientos y a redoblar el esfuerzo con miras a ganar las elecciones municipales de noviembre.

Al mismo tiempo, hizo un llamado a trabajar para que "en el 2018 siga manteniéndose la bandera del General Bernardino Caballero en el Palacio de los López (sede del gobierno nacional)".

Desde su punto de vista, la víspera no hubo perdedores ni ganadores y el Partido Colorado fue "el gran ganador" al demostrar "su poderío y grandeza".

El nuevo líder de la ANR no ha descartado impulsar una reforma constitucional que permita la reelección de Cartes.

No obstante, horas antes de los comicios aclaró que "la reelección no solamente sería para Horacio Cartes sino para muchas personas que ya fueron presidentes".

"Yo soy de la postura que se debe dar una oportunidad para aquellos que hicieron bien su trabajo. Yo creo que cinco años no son suficientes para desarrollar todos los proyectos, planes de gobierno que tiene un gobernador o un presidente de la República", justificó.

La posibilidad de habilitar la reelección ha sido apoyada por legisladores oficialistas y por el vicepresidente de la República, Juan Afara.

"No queremos pisotear la Constitución Nacional porque queremos hacer de la forma más transparente posible y si se puede dar la ocasión, se hace una reforma, que es necesaria porque es una Constitución bastante vieja", puntualizó Alliana.