Caracas. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, lanzó el sábado la "operación demolición" contra sus adversarios en unas cruciales elecciones legislativas en septiembre, con la que busca garantizar la continuidad de su revolucion socialista.

Los comicios para elegir a los legisladores del país socio de la OPEP fueron fijados por el Consejo Nacional Electoral para el 26 de septiembre, y está previsto que el 25 de agosto arranque la campaña electoral.

"La operación de septiembre se va a llamar así, operación demolición, me los demuelen, esa es la orden, demolición, nosotros no llegamos aquí (...) para ser derrotados otra vez", dijo Chávez en un acto con su Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en el estado Barinas.

Desde la región occidental del país, el gobernante socialista pidió a sus seguidores a mantenerse en pie de lucha.

"Por ninguna vía la podrida burguesía volverá a gobernar a Venezuela, porque Venezuela será gobernada por el pueblo revolucionario", agregó Chávez en el evento transmitido por el canal estatal de televisión.

El presidente dijo que el objetivo es asegurar al menos los dos tercios de la Asamblea Nacional y con ello la continuidad de su proyecto socialista.

"No podemos dejarnos quebrar la lanza de nuevo por la oligarquía subimperialista, no, no", añadió.

El programa dominical del mandatario, que suele ser extenso, fue suspendido hasta octubre por la campaña electoral que comienza la próxima semana, según una nota de prensa difundida horas antes por el Ministerio de Comunicación.

"Aló, Presidente" retomará sus transmisiones el próximo 3 de octubre, para continuar consolidándose como un espacio de comunicación entre el presidente Hugo Chávez y el pueblo venezolano", explicó el ministerio.