El presidente iraní, Hassan Rouhani, dijo el sábado durante su ceremonia de investidura para un segundo mandato que un revés en el acuerdo nuclear de Teherán con las potencias mundiales sería el suicidio político de Donald Trump y acusó a Estados Unidos de minar el histórico pacto.

Rouhani, reelegido en mayo tras prometer abrir Irán al mundo y crear más empleo, fue investido ante el Parlamento en Teherán en presencia de varios dignatarios, entre ellos algunos funcionarios europeos.

"La falta de compromiso de Estados Unidos para implementar el acuerdo nuclear (...) demostró que es un socio poco fiable para el mundo e incluso para sus aliados históricos", dijo Rouhani en la ceremonia transmitida en vivo por la televisión estatal.

El acuerdo que Rouhani ayudó a forjar con Estados Unidos y otras cinco potencias en 2015 llevó al levantamiento de la mayoría de las sanciones contra Irán a cambio de recortes en su programa nuclear.

El mandatario iraní ha intensificado los esfuerzos para proteger el acuerdo -el mayor logro de su primer mandato- frente a la vuelta de Washington a una política agresiva contra Teherán tras la llegada de Trump a la Casa Blanca en enero de este año.

En comentarios dirigidos a Trump, Rouhani dijo: "Aquellos que quieran romper el acuerdo nuclear deben saber que estarán destrozando su propia vida política".

El Senado de Estados Unidos aprobó a fines de julio imponer nuevas sanciones a Irán por su programa de misiles y temas de derechos humanos.

"Irán no sería el primero en retirarse del acuerdo nuclear, pero no se mantendrá callado sobre las repetidas violaciones de Estados Unidos del acuerdo", dijo Rouhani.