El primer mandatario peruano, Pedro Pablo Kuczynski, designó el domingo a la legisladora oficialista Mercedes Aráoz como primera ministra en un cambio parcial de su equipo de ministros, en busca de contener al Congreso dominado por la oposición que retiró el apoyo a su gabinete.

Aráoz, que también es segunda vicepresidenta, reemplaza a Fernando Zavala, quien desafió al Congreso al pedirle un voto de confianza tras acusar a la mayoría legislativa de bloquear las reformas educativas del Gobierno y buscar censurar a la ministra del sector.

Aráoz, una de las líderes oficialistas en el Congreso, juramentó la tarde del domingo como primera ministra. La funcionaria fue ministra de Economía del exmandatario Alan García, cuyo partido APRA mayormente coincide en las decisiones legislativas con el grupo Fuerza Popular, de la excandidata presidencial Keiko Fujimori, que controla el Congreso.

"Saludo al Nuevo Gabinete Ministerial. El país necesitaba cambios y el Gobierno una oportunidad para enmendar sus errores de este primer año", dijo el presidente del Congreso, Luis Galarreta del Partido Fuerza Popular, en su cuenta de Twitter. "Empieza nueva etapa y Congreso seguirá dispuesto al diálogo y la búsqueda de consenso por el Perú".

En tanto, la cartera de Economía fue asumida por la viceministra del sector, Claudia Cooper, mientras que el Ministerio de Educación será dirigido por el especialista en pedagogía Idel Vexler.

El legislador oficialista Carlos Bruce juró como nuevo ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, mientras que la cartera de Justicia estará a cargo del expresidente de la Corte Suprema Enrique Mendoza. Fernando D'Alessio asume en Salud.

La salida del gabinete liderado por Zavala se produjo en medio de una pugna con el poder legislativo, que criticó el desempeño de la extitular de Educación Marilú Martens durante una prolongada huelga de maestros que causó un desplome de la popularidad del Kuczynski en agosto.

Una nueva encuesta de Ipsos mostró el domingo que la aprobación a la gestión de Kuczynski cayó siete puntos porcentuales en septiembre, a 22%, mientras que la desaprobación se elevó a un 72% desde el 64% previo.

La incertidumbre política podría continuar, porque de acuerdo a la Constitución de Perú, si el Congreso rechaza otra vez respaldar al gabinete de 19 ministros, el presidente puede disolverlo y convocar a elecciones legislativas.