Miami, Honduras. El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, se comprometió a profundizar las investigaciones de su gobierno para esclarecer los crímenes contra periodistas.

El primer mandatario anunció su compromiso durante una reunión que mantuvo el 25 de agosto con el titular de la Comisión de Asuntos Internacionales de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Jorge Canahuati, y el presidente de la Asociación de Medios de Comunicación (AMC), José Rafael Ferrari. El encuentro con Lobo se produjo un día después del asesinato del periodista Israel Zelaya Díaz, el octavo ultimado en Honduras en 2010.

Estos periodistas han perdido la vida en atentados perpetrados por sicarios, mientras salían de sus trabajos y se conducían a sus casas.

Las autoridades encargadas de la investigación aseguran tener pistas de los responsables de estos crímenes. Canahuati y Ferrari abogaron por el esclarecimiento de los crímenes de los periodistas Luis Arturo Mondragón, Georgino Orellana, Manuel Juárez, José Bayardo Mairena, Nahúm Palacios, David Meza y Joseph A. Hernández Ochoa, también ocurridos este año, y por los crímenes de Bernardo Rivera Paz, Santiago Rafael Munguía y Gabriel Fino Noriega en 2009.

Misión de la SIP. Más allá de que el gobierno demostró su preocupación y realzó que pondrá más esfuerzos en las investigaciones y búsqueda de justicia, el diálogo versó sobre una posible misión investigadora de la SIP que llegaría al país centroamericano, además de la realización de seminarios, foros y eventos sobre seguridad y protección de periodistas.

Canahuati impulsó ante el presidente Lobo los puntos de una carta que le entregó en abril, con recomendaciones para la adopción de instrumentos legales y jurídicos destinados a combatir los crímenes contra periodistas.

La SIP es una entidad sin fines de lucro, dedicada a la defensa y promoción de la libertad de prensa y de expresión en las Américas. Está compuesta por más de 1.300 publicaciones del hemisferio occidental y tiene su sede en Miami, Estados Unidos.

El gobierno sigue sin reconocer que algunas muertes de comunicadores tengan vinculación con sus actividades periodísticas.

La Secretaría de Seguridad ha afirmado que hay muertes vinculadas con problemas personales, venganzas o delincuencia común.

Condena por crimen. La Casa de Gobierno emitió este viernes un comunicado en el que condena enérgicamente la muerte violenta del periodista Zelaya Díaz, y afirma que las autoridades policiales han comenzado una profunda investigación para dar con el paradero y apresar a los responsables.

Reitera a la ciudadanía que hace esfuerzos para hacer frente a la delincuencia que afecta no solamente al territorio nacional sino a los demás países vecinos.

También expresa que ha solicitado apoyo a países amigos, a fin de recibir asesoría técnica para esclarecer los crímenes perpetrados contra varios comunicadores sociales en el país, como es el caso del periodista Israel Zelaya Díaz.

Instituciones como la misma Organización de las Naciones Unidas han sugerido la creación de fiscalías especiales y la promoción de reformas al Código Penal para agravar los delitos contra la libertad de expresión y prensa en Honduras, aunque hasta el momento las sugerencias no han sido escuchadas.