Tegucigalpa. El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, aseguró en las últimas horas que su gobierno seguirá buscando la plena vigencia de los derechos humanos.

"Como una voluntad de gobierno se han hecho enormes esfuerzos por lograr la plena vigencia de los derechos humanos, a pesar de los retos y dificultades, pero estamos dispuestos y con toda la voluntad de enfrentarlos y superarlos", declaró el mandatario, quien este viernes participó del agasajo de Año Nuevo en la Casa Presidencial.

Lobo aprovechó para agradecer a su cuerpo diplomático sus esfuerzos "para que Honduras, como una nación hermana, sea plenamente integrada a la comunidad internacional".

Honduras fue marginada de la comunidad internacional y suspendida de la Organización de Estados Americanos (OEA) a raíz de lo que fue considerado "golpe de Estado al ejecutivo" en 2009 contra el entonces presidente Manuel Zelaya.

Lobo, que ganó las elecciones de noviembre de 2009, tardó cerca de dos años en lograr el reconocimiento de la mayoría de países y organismos internacionales que rehusaban aceptar la legitimidad de esos comicios.

A casi dos años de gobierno, "seguimos con enormes retos", pero estamos haciendo todos los esfuerzos posibles para superar las dificultades existentes y en esto queremos reiterar nuestro agradecimiento a ustedes", añadió el gobernante.

La oposición zelayista y algunos organismos no gubernamentales aseguran que persisten en el país las violaciones a los derechos humanos que denunciaron durante los meses posteriores al golpe de Estado.