Caracas. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró este martes que la Asamblea Nacional (AN, Congreso), de mayoría opositora, "podría ser disuelta por el pueblo" si sigue adelante con los planes para perjudicar al gobierno constitucional.

El pronunciamiento de Maduro se dio luego de que el Parlamento le reiterara la solicitud de remover a su ministro de Alimentación, Rodolfo Marco Torres, a quien acusan por no haberse presentado ante el Hemiciclo para ser interpelado sobre la situación alimentaria del país.

La Asamblea Nacional, que cuenta con una mayoría de 109 diputados opositores, aprobó en días pasados un voto de censura contra Marco Torres y exigió a Maduro "su remoción inmediata", a lo que él respondió de forma negativa.

A su juicio, son "írritas y nulas" las decisiones que sean tomadas por el Congreso presidido por el derechista Henry Ramos Allup, debido a que incurre en desacato al dictamen del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) sobre el reglamento de Interior y Debate.

Manifestó que la AN está en "una peligrosa situación", motivo por el cual instó a los congresistas a regirse por los mecanismos democráticos "garantizados para poder legislar sobre el país".

Para los diputados derechistas, existe una "grave violación al orden constitucional y legal que ha perpetrado el presidente de la República, así como la infracción de las leyes en las que ha incurrido el ministro Rodolfo Marco (Torres)".

La Asamblea Nacional asegura que luego de ser aprobado el voto de censura, Marco Torres incurre en la usurpación de funciones públicas.

Según un informe acordado por la Cámara, "en Venezuela no se está garantizando el derecho de la población a la alimentación, los ciudadanos y ciudadanas no tienen acceso a los alimentos básicos que garanticen su desarrollo humano".