México D.F. El presidente de México, Felipe Calderón, salió al paso de las versiones que señalan de que detrás del plagio del ex senador del PAN, Diego Fernández de Cevallos, habría un móvil político.

Para el mandatario, el secuestro del ex candidato presidencial del Partido Acción Nacional, que permaneció cautivo siete meses, “es una variable distinta de criminalidad, organizada, pero es delito puro y duro, no se vengan con rollos ni con hipocresías"

Si bien descartó que sea un grupo con apoyo social, reconoció que se trata de movimientos de "cuidado y peligrosidad", que se deben mantener a raya, informó El Universal.

El jefe de Estado señaló que “la verdad es que la acción de privar de la libertad a alguien es un delito y por más rollo que se echen, por más hipocresías que quieran generar en torno a supuesta causa social, son unos criminales a los que hay que perseguir y aprehender".

Fue el propio Diego Fernández de Cevallos quien habló de un móvil político, al señalar que en su secuestro “desde luego hubo un reclamo de una cantidad, pero también tuvo una marca, una connotación política supuestamente por cuestiones ideológicas".