La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, desdramatizó las fuertes protestas contra el alza de las gasolinas que se registraron este jueves en el país, en las que incluso los manifestantes pidieron la renuncia del jefe de Estado.

El mandatario señaló a CNN que quienes han protagonizado las movilizaciones “son grupos muy sospechosos, elemento organizado de oposición de algunos empresarios que instan para apedrear sedes, algunos alcaldes, también empresarios que movilizan a la gente en contra del gobierno".

Por su parte, el ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, señaló que “los grupos que protestan son pequeños y las movilizaciones son aisladas", señaló El Universal.

El presidente Morales envió a ministros a explicar los alcances del alza de precios de los carburantes.

Explicó que “en cinco departamentos no hay ninguna movilización, Beni Pando, Santa Cruz, Tarija y Chuquisaca".

Añadió que “ha habido marchas en el departamento de Oruro, algunos sectores; en Potosí, como también en Cochabamba, grupos muy sospechosos, organizados por grupos de oposición y organizados por empresarios que, como siempre, que se organizan para apedrear sedes sindicales", señaló la agencia Abi.

Según el jefe de Estado, alcaldes de oposición han organizado las protestas. "Algunos alcaldes son opositores. Opositores y empresarios que rechazan y van movilizando a la gente. Algunos alcaldes opositores permiten la especulación. Algunos alcaldes como en la ciudad de La Paz van movilizando a la gente bajo sanción, usando carros de la alcaldía para bloquear algunas calles. Es una cuestión política, evidentemente", indicó.