Cuando el uruguayo José Mujica en 2009 aceptó a Danilo Astori como compañero de fórmula, se calzó el traje de presidente y sumó a sus promesas la “continuidad” de la obra de Tabaré Vázquez. Para ello, accedió a que el hoy vicepresidente tome las riendas de la conducción económica, coloque a figuras de su equipo y prosiga las líneas macro que trazó en su pasaje por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) desde el 1º de marzo de 2005.

“El país necesita continuidad”, dijo Mujica en la noche tibia de octubre de 2010 cuando cerró la campaña electoral como favorito rumbo a las elecciones de octubre.

“No hay que andar toqueteando” y “debemos cuidar aquello que ha andado tan bien”, repetía el veterano líder tupamaro en ese momento. Por esos días, Mujica hacía fintas entre la promesa de más izquierda y seguir por el camino de Vázquez, que se iba con un nivel de aprobación altísimo (80% según una encuesta de Factum en diciembre de 2009).

De la mano de esa definición, fue que también admitió dejar en sus cargos a jerarcas del Frente Amplio que llegaron al gobierno junto a Vázquez. Entre otros, mantuvo a los directores de los bancos públicos, la mayoría en los entes y al equipo completo del ministerio de Turismo y Deporte.

La semana que termina, sin embargo, en la coalición de izquierda sienten que esa continuidad fue golpeada.

A la caída del Héctor Lescano (Turismo) y Gerardo Rey (UTE), se suma una lista de funcionarios que serán notificados de su remoción de a uno en los próximos días.

El mandatario aduce para sus relevos razones de “ciclo cumplido” y “renovación”. Recuerda que hace siete años se mantienen varios jerarcas con cargos de conducción en la administración pública. Este viernes de tarde, cuando el secretario de la Presidencia, Alberto Breccia, se retiró de la Torre Ejecutiva, declaró a medios de comunicación que utilizaría la variable de “antigüedad” para los relevos.

En esa condición están más de 10 dirigentes con puestos de primera línea. 

Este viernes, el presidente dijo a Subrayado que tiene intención de sacar a jerarcas que lleven seis o siete años en sus cargos, para evitar que se “burocraticen”. Según adelantó, los detalles de los cambios en los cuadros de gobierno los dará el próximo jueves en la audición Habla el presidente, que emite los jueves en la radio M24.

Por el mismo medio había anunciado en enero de 2010 que mantenía a los directores de los bancos: “Optamos por el continuismo, cultivando la imagen de estabilidad que privilegiamos”, aseguró.

La consultora Factum divulgó este viernes una encuesta que midió en mayo el nivel de simpatía de los ministros, el presidente y vicepresidente, que encabeza el recientemente destituido Lescano. En el fondo de la tabla de ese trabajo se encuentran el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Gabriel Frugoni, con 44 puntos sobre 100, el de Salud Pública, Jorge Venegas, con 47 puntos sobre 100, y el de Interior, Eduardo Bonomi, con 49 puntos sobre 100.

Para el director de la empresa encuestadora, Eduardo Botinelli, los cambios que introduce Mujica por estas horas a su equipo de gobierno pueden complicar el ritmo de las realizaciones, en un año que el presidente definió como “bisagra”.