Cisjordania. El presidente palestino, Mahmoud Abbas, pidió el sábado al Gobierno de Estados Unidos imponer una solución al conflicto en Oriente Medio que contemple la posibilidad de un estado independiente para su pueblo.

Las declaraciones de Abbas a miembros de su partido Fatah fueron hechas en Ramallah, Cisjordania, un día después de que el líder palestino se reuniera con el enviado estadounidense a Oriente Medio, George Mitchell, para discutir la posibilidad de reanudar los diálogos de "proximidad" con Israel.

"Dado que creen en esto (un estado palestino independiente), es su deber tomar medidas hacia una solución e imponerla", dijo Abbas en un discurso.

"Le hemos pedido (al Gobierno estadounidense) más de una vez: 'Impongan una solución'", declaró.

El viernes, Mitchell dijo a ambas partes que el presidente estadounidense, Barack Obama, quiere un amplio acuerdo de paz para dentro de poco y no en algún momento vago y distante en el tiempo.

Tras 16 meses de suspensión en las conversaciones formales, Obama desea que se lleven a cabo dentro de semanas "negociaciones de proximidad" sobre un acuerdo. El mandatario asegura que la paz es un interés estratégico de Estados Unidos mientras lidia con la militancia islámica en el mundo.

La petición de Abbas se produce en medio de reportes de prensa indicando que Obama estaría considerando retomar una propuesta que fijaría el marco de un acuerdo de paz final.

Cualquier medida de ese tipo sería rechazada por Israel, que dice que sólo las negociaciones pueden asegurar un acuerdo final para el conflicto.

Obama se ha enfrentado al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, por la construcción en los asentamientos de la ocupada Cisjordania y Jerusalén del Este, territorios que los palestinos desean para conformar un estado.

Israel capturó ambos en la guerra de 1967. Considera a Jerusalén entera como su capital indivisible, una declaración que no ha logrado reconocimiento internacional.

Abbas se niega a retomar las negociaciones suspendidas en diciembre del 2008 hasta que se suspendan las construcciones en los asentamientos, una postura que Netanyahu describe como "trepar un árbol" sólo para evitar las negociaciones.

Mitchell se reunió con Netanyahu el viernes y ambos se volverán a entrevistar el domingo.