Asunción. El presidente paraguayo, Fernando Lugo, debió viajar de urgencia a Brasil este sábado por una infección de alto riesgo en medio de un tratamiento contra el cáncer, lo que desató nuevos temores sobre la posibilidad de que no pueda concluir su mandato en el 2013.

Lugo, de 59 años, fue hospitalizado el jueves debido a lo que los médicos describieron inicialmente como una alergia, pero estudios posteriores confirmaron una infección en la faringe que de no ser tratada podría extenderse al tórax y afectar los pulmones y el corazón, explicó el infectólogo Eugenio Báez.

El avión privado que trasladaba al mandatario despegó del aeropuerto Silvio Pettirossi en las afueras de Asunción con destino Sao Paulo, donde el presidente ya fue tratado en dos ocasiones tras recibir el diagnóstico de linfoma no Hodgkin con afectación ósea a comienzos de agosto.

Antes de viajar, Lugo delegó el poder en su vicepresidente, Federico Franco, un médico de tendencia liberal que ha mantenido varios roces con el mandatario desde que ambos asumieron en agosto del 2008 para un período de cinco años.

Báez dijo que la infección podría tratarse con un drenaje quirúrgico en el hospital Sirio-Libanés de Sao Paulo, donde el presidente realizó su tercera sesión de quimioterapia hace una semana.

"Es una zona de mucho riesgo porque tiene la posibilidad de escurrirse hacia abajo, donde están los pulmones", dijo.

El tratamiento podría llevarse a cabó en Paraguay, pero Báez dijo que prefirieron que el presidente sea examinado por el mismo equipo médico que lo está atendiendo desde hace dos meses en Brasil.