Asunción. El presidente paraguayo, Fernando Lugo, será sometido este jueves en Brasil a su primera sesión de quimioterapia para combatir el cáncer linfático que padece y cuyo tratamiento, asegura, no interferirá con sus funciones como jefe de Estado.

Lugo se encuentra desde este martes en el Hospital Sirio-Libanés de Sao Paulo, donde se realizó exámenes que confirmaron el diagnóstico de linfoma dado anteriormente en Paraguay.

"Comienza hoy", dijo a Reuters por teléfono el cardiólogo Roberto Kalil Filho, quien forma parte del equipo médico que trata al mandatario socialista.

La decisión adelanta el inicio de la quimioterapia ya que los asesores de Lugo, de 59 años, habían asegurado días atrás que las sesiones se harían en Paraguay e incluso los fines de semana para evitar que afectaran su actividad.

Lugo había afirmado más temprano que obtuvo el aval médico para gobernar normalmente pese al tratamiento, buscando acabar con especulaciones de que su enfermedad afectaría sus funciones al frente del país sudamericano, productor de soja y carne vacuna.

En su primer mensaje escrito desde que le fue diagnosticada la enfermedad, dijo además que estaba ansioso por retornar al país y a su rutina de trabajo.

"He consultado reiteradamente a los médicos si en qué medida la quimioterapia que me estarán aplicando en los próximos meses modifica mi curso de acción como mandatario y todos me respondieron reiteradamente que podré llevar una gestión normal, y eso me alivia", dijo Lugo.

"Dentro de pocas horas, al retornar a Paraguay, estaré en la etapa fundamental de este proceso con todo el tratamiento que mi dolencia requiere", dijo el mensaje difundido por la presidencia.

El anuncio de su enfermedad generó preocupación por la posibilidad de que no logre terminar el mandato de cinco años que asumió en agosto del 2008 acabando con más de seis décadas de gobierno del derechista Partido Colorado.

Quimioterapia. Los médicos del hospital Sirio-Libanés de Sao Paulo dijeron que esperaban el resultado de unos estudios complementarios para dimensionar la extensión de la enfermedad.

Frederico Costa, uno de los médicos que atiende al presidente en Brasil, dijo a la radioemisora paraguaya Ñandutí que los estudios de imágenes revelaron un área que podría estar comprometida en la columna lumbar y que esperaban los resultados de una biopsia para iniciar el tratamiento.

Costa dijo que viajará con Lugo de regreso a Asunción para un seguimiento de su reacción a la quimioterapia. En principio el tratamiento consistiría en seis sesiones en un lapso total de entre 4 y 6 meses.

"El tiene todas las condiciones de trabajo, tiene todas las funciones orgánicas intactas. Creemos que la quimioterapia será muy bien tolerada y esto no debe limitar en nada que pueda tener su vida normal, su responsabilidad", señaló Costa.

El mandatario agradeció también las muestras de apoyo recibidas que incluyeron la organización de un festival "por la vida y la democracia" al costado de la residencia presidencial el viernes y un "maratón" de oraciones por su salud.