Asunción. El presidente paraguayo, Fernando Lugo, dijo este martes que el cáncer linfático que lo aqueja está desapareciendo y que la trombosis que lo obligó a trasladarse de urgencia a Brasil estaba controlada, buscando poner fin a las especulaciones sobre si está en condiciones de gobernar.

Lugo habló con periodistas durante una caminata por el hospital Sirio-libanés de Sao Paulo, en el que fue internado el sábado para tratar un coágulo en la vena cava superior.

"Estoy muy bien, gracias a Dios (...) del cáncer por lo menos me estoy olvidando, voy a volver sano a Paraguay". Fernando Lugo.

"Estoy muy bien, gracias a Dios (...) del cáncer por lo menos me estoy olvidando, voy a volver sano a Paraguay", dijo el presidente en declaraciones reproducidas por la agencia estatal de noticias IPParaguay.

Lugo padece de linfoma no Hodgkin en estado clínico avanzado y se sometió a tres sesiones de quimioterapia desde que recibió el diagnóstico a comienzos de agosto. El coágulo obstruía un catéter colocado al mandatario para suministrarle los medicamentos del tratamiento, explicó uno de sus médicos.

La condición de salud de Lugo, un socialista de 59 años, desató especulaciones sobre si estaba en condiciones de continuar gobernando o debía ceder el poder a su vicepresidente, Federico Franco, un médico liberal que no comulga con sus ideas y con el que ha tenido divergencias en el pasado.

Pero el mandatario, que vestía un abrigo deportivo, una gorra negra y se mostró animado, dijo que seguirá sometiéndose a sesiones de quimioterapia hasta noviembre o diciembre para estar "0 kilómetro" y respondió con cierto humor a la pregunta sobre las especulaciones en torno a su permanencia en el cargo.

"La clase política paraguaya tiene una gran deuda con la ciudadanía, una deuda de seriedad, de institucionalidad (...) la única manera de responder esa deuda es tratar con seriedad todos los temas", sostuvo.

Lugo, quien ya sufrió problemas vasculares en el pasado y será tratado con anticoagulantes, tiene previsto recibir el alta este miércoles y retornar a Paraguay el mismo día para retomar sus funciones.