Asunción. El presidente paraguayo, Fernando Lugo, quien se encuentra bajo tratamiento contra el cáncer, pasará la noche hospitalizado en una clínica en observación por una reacción alérgica a un medicamento, informó el jueves uno de sus médicos.

Lugo, de 59 años, fue diagnosticado a comienzos de agosto de linfoma no Hodgkin con afectación ósea, pero estudios recientes mostraron que los nódulos desaparecieron gracias al tratamiento con quimioterapia al que está siendo sometido.

El mandatario tuvo una consulta odontológica temprano el jueves y en la tarde ingresó al sanatorio Migone en Asunción para un chequeo especializado, dijo un comunicado oficial.

"El presidente fue sometido a análisis de cultivo, tomografía y análisis de sangre. Aparentemente tiene una reacción de tipo alérgico a causa de uno de sus medicamentos y por precaución pasará la noche internado en el sanatorio", informó a periodistas el hematólogo Alfredo Boccia.

Boccia dijo que el mandatario presentó un cuadro ya superado de "malestar, enrojecimiento de la cara y un cierto edema en el cuello" y que sería dado de alta el viernes si su estado era bueno.

Agregó que sus defensas estaban "medianamente bajas" como consecuencia de la tercera sesión de quimioterapia que se practicó la semana pasada en Brasil por lo que era necesario descartar la posibilidad de una infección.

En esa oportunidad, el presidente llegó de Sao Paulo rebosante de optimismo por los resultados de los estudios tomográficos que se realizó aunque aclaró que aún tenía por delante otras tres sesiones de quimioterapia hasta diciembre para completar el tratamiento.

El estado de salud de Lugo generó preocupación por la posibilidad de que no pueda culminar su mandato de cinco años en el 2013, pero el Gobierno ha reiterado que el presidente no tiene pensado dar un paso al costado ya que la enfermedad no le impedirá cumplir con sus obligaciones como jefe de Estado.