Asunción. El presidente paraguayo, Fernando Lugo, fue sometido este jueves a un control en un sanatorio de Asunción tras sentir molestias y sensación de ahogo, algo que su médico calificó como normal en un paciente bajo tratamiento con quimioterapia.

"Fue una situación decidida ayer (miércoles) cuando lo vimos con alguna molestia y algún tipo de sensación de ahogo, cansancio que suele tener el presidente en esta etapa del tratamiento", dijo el médico Alfredo Boccia a la radioemisora Primero de Marzo.

"El (Lugo) estuvo 20 minutos en el sanatorio para un estudio de eco-Doppler (un tipo de ultrasonido) que salió normal, nada más (...) ahora se encuentra en buenas condiciones de salud sin ningún tipo de molestias". Alfredo Boccia, médico presidencial.

Lugo lucha contra un cáncer linfático que le fue diagnosticado en agosto de este año y a comienzos de octubre sufrió una trombosis que obligó a su traslado de urgencia a Sao Paulo. El mandatario, de 59 años, se sometió a cinco sesiones de quimioterapia de un total de seis indicadas.

"El estuvo 20 minutos en el sanatorio para un estudio de eco-Doppler (un tipo de ultrasonido) que salió normal, nada más (...) ahora se encuentra en buenas condiciones de salud sin ningún tipo de molestias" en la residencia presidencial, agregó Boccia.

El presidente, que sigue en actividades pese a la enfermedad, tendrá mayores restricciones en su agenda la próxima semana, cuando sus defensas bajan como consecuencia de la quimioterapia.

Lugo debería finalizar las sesiones de quimioterapia el 30 de noviembre y quince días después realizarse una evaluación general en el hospital Sirio-libanés de Sao Paulo, donde se hizo parte del tratamiento.

Boccia dijo que se evalúa la posibilidad de adelantar la fecha de los estudios para que se someta también a la quimioterapia en Brasil, algo que se resolvería a finales de la próxima semana.