Asunción. El presidente paraguayo, Fernando Lugo, viajará la próxima semana para un control de salud a Sao Paulo, donde podría someterse a su tercera sesión de quimioterapia para tratar el cáncer linfático que padece, dijo este lunes uno de los médicos del mandatario.

Lugo, quien está restringiendo sus actividades por temor a infecciones tras haber quedado con las defensas bajas luego de su segunda quimioterapia, tiene actualmente todos sus viajes al exterior en suspenso a la espera de novedades sobre la evolución de su enfermedad.

En Brasil, el mandatario de 59 años que fue diagnosticado en agosto con un cáncer que afecta al sistema linfático llamado linfoma no Hodgking, será sometido a estudios para verificar si el tratamiento está dando buenos resultados.

"Él (Lugo) tiene que ir para hacerse el PET scan (un tipo de tomografía) y si eso requiere una hospitalización, lo más lógico sería ganar tiempo y hacer las dos cosas juntas", dijo el médico Alfredo Boccia, consultado sobre la posibilidad de una sesión de quimioterapia en Brasil.

El galeno agregó que Lugo se encuentra "sin molestias" pero debe restringir sus actividades oficiales para evitar contacto con un gran número de personas hasta que recupere las defensas para evitar una complicación infecciosa.

"Lo vemos bien y creo que no podríamos mentir en esta situación porque la gente lo ve con frecuencia, no lo ve en estos días porque está con la disminución de las defensas, pero en los próximos días lo va a ver de buen semblante", dijo.

"Se le cayó el pelo, pero nada más", agregó Boccia.

Lugo, quien asumió el cargo en 2008 para un período de cinco años, se sometió a dos sesiones de quimioterapia desde mediados de agosto. La primera de ellas se realizó en el hospital Sirio-libanés de Sao Paulo, a donde regresará a finales del mes.

El presidente, quien ha inaugurado obras y mantiene reuniones frecuentes con sus ministros y colaboradores, tiene por delante otras cuatro sesiones que se administrarán aproximadamente cada tres semanas, aseguró que la enfermedad no interferirá en sus funciones como jefe de Estado.