Asunción. - El presidente paraguayo, Horacio Cartes, retiró el martes la renuncia que había presentado semanas atrás al Congreso para dejar el cargo en forma anticipada y jurar como senador, al no lograr el consenso necesario para su aprobación.

La decisión marca una ruptura entre el sector del mandatario y el del presidente electo, Mario Abdo, al interior del conservador Partido Colorado y anticipa un escenario de inestabilidad política durante el nuevo Gobierno que se inicia el 15 de agosto.

"Veo con gran pena que algunos legisladores no desean que se cumpla la voluntad popular del 22 de abril, por lo que retiro mi renuncia al cargo de Presidente de la República", dijo Cartes vía Twitter.

Cartes fue electo senador por el Partido Colorado en los comicios generales de abril, pero su candidatura fue cuestionada por partidos de oposición y algunos referentes de la agrupación oficialista, que la consideran inconstitucional.

Si Cartes, uno de los hombres más ricos de Paraguay, no asume la banca en el Senado debe ser reemplazado por otro representante del Partido Colorado y pasará a ser senador vitalicio -con voz pero sin voto- una vez que concluya su mandato.

El mandatario quería jurar el sábado con los otros 44 senadores electos para evitar la posibilidad de que, cuando deje la presidencia, el nuevo Senado de mayoría opositora le impida asumir su banca negándose a tomarle juramento.

El apoyo de Abdo era clave, pero tras casi un mes de negociaciones, los aliados del mandatario electo cerraron filas en contra del juramento de Cartes, reavivando las rivalidades internas en el partido gobernante.

"Lamento que entre colorados no pudimos llegar con una bancada unida al próximo período", agregó el actual presidente paraguayo.

Si Cartes, uno de los hombres más ricos de Paraguay, no asume la banca en el Senado debe ser reemplazado por otro representante del Partido Colorado y pasará a ser senador vitalicio -con voz pero sin voto- una vez que concluya su mandato.

El mandatario, que perdió mucho apoyo político el último año tras fracasar en el intento de modificar la Constitución para buscar la reelección, controla actualmente cerca de la mitad de los senadores del oficialismo para el nuevo período legislativo.