Asunción. El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, regresó este sábado a su país tras someterse a un control médico en Brasil, que descartó la reactivación del cáncer linfático por el que fue tratado el año pasado, y retomará sus actividades este lunes, informó una fuente oficial.

El mandatario de 60 años ingresó este jueves al hospital Sirio-Libanés de Sao Paulo donde fue sometido a estudios especializados y se le administraron medicamentos como parte de un tratamiento de mantenimiento.

"Los resultados de los análisis son los mejores que han salido en los últimos tiempos y eso me da mucha tranquilidad. Tanto las tomografías como los otros estudios han salido satisfactoriamente", dijo Lugo al dejar el hospital, citado por el portal digital del diario asunceno ABC Color.

Lugo fue diagnosticado el año pasado con un linfoma no Hodgkin -un tipo de cáncer que afecta al sistema linfático- y fue declarado en remisión completa en diciembre tras seis sesiones de quimioterapia. No obstante, debe realizarse controles cada dos o tres meses durante al menos dos años.

El jefe de Estado mantuvo una agenda restringida durante algunos días de la última semana y suspendió un viaje a Perú -para participar de la asunción del presidente Ollanta Humala- debido a una fuerte gripe.

Uno de los médicos que atiende al presidente en Asunción, Jorge Querey, afirmó este viernes que los estudios realizados no detectaron ningún índice de reactivación del cáncer y que los resultados de los análisis de laboratorio estaban dentro de los rangos normales.

Lugo, un ex obispo católico que lidera una coalición de centroizquierda, asumió el cargo el 15 de agosto del 2008 y por un periodo de cinco años.