Lima, Andina. El presidente Alan García Pérez deploró hoy la violencia y muertes producidas en Puno y manifestó que su administración buscará garantizar el inicio del gobierno del mandatario electo, Ollanta Humala, en un clima de calma, serenidad política y sin presiones.


Según dijo, es inocultable y claro que las protestas violentas obedecen más a “oscuros intereses políticos” que exigen apropiarse una parte del poder con el cambio de gobierno y presionar al nuevo mandatario.

“La voluntad del gobierno es facilitar lo máximo posible el inicio en calma y la serenidad política para el comienzo del gobierno del presidente Humala.”

Explicó que por esa razón se adoptaron decisiones legales, referidas a la suspensión de algunos proyectos mineros en esa zona del país, “pese a que algunas personas no las comprendan”.

“Hay intereses superiores, de tránsito democrático y de cambio de gobierno que exigen que tomemos decisiones para que el gobernante no sea presionado, como se le quisiera presionar”, argumentó.

Recalcó que hubo diálogo en tres mesas de negociación y que los dirigentes de las personas movilizadas fueron advertidos de una solución "más allá de lo previsto" como la derogación del decreto 083 que permitía la exploración minera en una zona específica de Puno.

El presidente García remarcó que con el objetivo de garantizar una transición de gobierno pacífica, han transigido en algunas normas ya publicadas que dan solución “cabal” a los reclamos planteados.

Entre ellas, la descontaminación del río Ramis para lo cual se han asignado recursos de diferentes ministerios para las obras que habían sido solicitadas, dijo.

“Diálogo y solución ha existido, pero no podemos permitir que continúen estos hechos de violencia para presionar al próximo gobierno”, insistió.

Asimismo, señaló que la policía actuó con energía y dentro del marco de la ley, después de guardar una “prudencia extraordinaria” en las últimas semanas, ante la agresividad mostrada por los manifestantes por tomar el aeropuerto de Juliaca.

Lamentó que personas de Azángaro hayan sido llevadas a la fuerza para cometer gravísimos delitos como el asalto y la destrucción del aeropuerto, cuyos destrozos superan los dos millones de dólares, informó.

También dijo que Puno es el departamento con mayor inversión pública en los últimos 5 años, con 3.600 millones de soles (US$1.292 millones) en obras públicas. Destacó que se han ejecutado 8 mil obras y las demás regiones del país han aportado recursos para hacer la carretera interoceánica.

Lo cual demuestra que ha habido una preocupación esencial en su desarrollo, acotó.

El presidente García ratificó que actuarán con serenidad y energía cuando se intente exagerar las medidas de expresión, destruyendo bienes públicos y poniendo en peligro la seguridad de los ciudadanos.