Lima. El presidente Martín Vizcarra otorgó este jueves indultos humanitarios a presos que padecen enfermedades graves, entre ellos, ciudadanos de Bolivia y Holanda y aprobó la conmutación de pena de internos de México y Lituania.

Según resoluciones supremas, publicadas en el Diario Oficial El Peruano, el Mandatario firmó el indulto humanitario para el boliviano Andrés Magallanes Valencia, (interno en el penal de Lurigancho), debido a que padece de linfoma nasal y tuberculosis pulmonar.

Lurigancho, al este de Lima, es una de las cárceles más pobladas del país y, según precisó la resolución, ha superado su capacidad de albergue en 389%.

Asimismo, el jefe de Estado aprobó el indulto por razones humanitarias para el holandés Jacobus Kamminga, recluido en el penal Ancón II, que ha sufrido un infarto cerebral y presenta un alto riesgo de complicaciones.

El dignatario también otorgó el indulto humanitario para los peruanos Roxana Cerquin, recluida en la cárcel de Trujillo con un diagnóstico de gastroenterocolitis y anemia crónica, y Arnold Bojorges, en el penal de Tacna, que padece de tuberculosis multisistémica en estado terminal.

Conmutación de pena. Igualmente, el presidente Vizcarra aprobó la conmutación de pena del mexicano Pablo Flores, recluido en el penal Ancón II, de una sanción de 6 años y 8 meses, a 4 años y 8 meses que se cumplirá el 5 de diciembre próximo.

De igual forma, de la lituana Greta Grincevic, recluida en el penal de Cusco, condenada a 7 años y once meses, que debido a la conmutación de pena se reducirá a 6 años y tres meses y concluirá el 8 de mayo próximo.

Los internos indultados y con conmutación de pena tendrán 30 días para abandonar Perú, tras su excarcelación, e impedidos de volver a ingresar al país, de acuerdo a las resoluciones supremas.