Lima. El presidente de Perú, Martín Vizcarra, ratificó este miércoles que su gobierno combatirá la corrupción hasta las últimas consecuencias y cueste lo que cueste, y subrayó que este objetivo no puede quedarse en discursos, sino ser reflejada en acciones concretas.

“(…) Como lo dije desde el primer día, la lucha contra la corrupción será uno de los principales temas que iban a caracterizar a nuestro gobierno. Lo dijimos claramente que íbamos a luchar contra la corrupción venga de donde venga y cueste lo que cueste”, manifestó en un pronunciamiento emitido desde Palacio de Gobierno, tras la sesión del Consejo de Ministros. 

Vizcarra sostuvo que la lucha contra la corrupción no puede ni deben quedarse solo en discursos, sino tiene que ir reflejada en actos y acciones concretas.

Por ello, informó que el gobierno respalda la denuncia presentada por el alcalde de San Juan Bautista, en Ayacucho, Margonio Guillén Cancho, contra un grupo de funcionarios que le exigían dinero a cambio impulsar un proyecto para su localidad.

“Hemos procedido a acompañar, como Despacho Presidencial, al alcalde Guillén ante la Fiscalía Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios; esta denuncia está en manos del Poder Judicial y pedimos al Ministerio Público a que actúe con todo el rigor de la ley para que pueda castigar a malos funcionarios que quieren aprovecharse de los recursos del Estado”, subrayó.

Como parte de los esfuerzos del gobierno para combatir la corrupción, Vizcarra anunció la creación de la Secretaría de Integridad Pública de la Presidencia del Consejo de Ministros, presidida por Susana Silva.

En ese marco, estimó que el caso del alcalde Guillén representaría la “punta de la madeja” de un caso de red de corrupción mayor acostumbrada a trabajar dentro del Estado para aprovecharse ilegalmente de los recursos públicos.

Por ello, informó que ha instruido al Ministerio de Economía y Finanzas a iniciar las investigaciones correspondientes, así como a los demás sectores.

El jefe del Estado destacó la valentía del alcalde Guillén por denunciar públicamente un acto de corrupción, e instó a todas las autoridades del país a hacer lo mismo de ser necesario.

Recordó que en los últimos meses el Ejecutivo ha hecho un gran esfuerzo económico para distribuir recursos a los gobiernos regionales y locales, a fin de que ejecuten obras públicas en beneficio de la población necesitada.

“Por eso no vamos a permitir que las obras generen oportunidades para negocios ilícitos de funcionarios públicos que se aprovechan para extorsionar alcaldes, pedir coimas a autoridades regionales y municipales (…) vamos a poner todos esos esfuerzos para luchar contra la corrupción como dije desde el inicio de nuestro gobierno”, subrayó.

Como parte de los esfuerzos del gobierno para combatir la corrupción, Vizcarra anunció la creación de la Secretaría de Integridad Pública de la Presidencia del Consejo de Ministros, presidida por Susana Silva, quien acompañó al primer mandatario en su pronunciamiento junto al alcalde Guillen.

Según dijo el Presidente, Silva recibirá todo el empoderamiento y respaldo del Estado para cumplir su trabajo eficientemente.

En la actualidad, la justicia peruana investiga a funcionarios de diversos niveles y a tres ex presidentes por el escándalo de corrupción por el supuesto pago de sobornos vinculados a la constructora brasileña Odebrecht: Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016).