Penalizar el transfuguismo le haría bien a la salud del Congreso, opinó hoy el Presidente Ollanta Humala, al señalar que esta conducta alcanzó su clímax durante el régimen fujimorista, que hasta pagaba a congresistas para cambiarse de bancada.

Al comentar las numerosas dimisiones que ha sufrido la bancada oficialista, el Jefe del Estado sostuvo que el Perú todavía no se ha podido recuperar del clímax de transfuguismo de los años 90, puesto que a la fecha aún no se ha emitido ninguna ley que penalice esa figura.

“No hay ninguna norma que penalice esta conducta. Lamentablemente, queda corto el tiempo para que el Congreso pueda trabajar en este tema, que le haría mucho bien a la salud del Congreso. El problema está en el Congreso”, manifestó.

Humala Tasso remarcó que las dimisiones de congresistas también han ocurrido en otras bancadas parlamentarias y que quizás el tema en Gana Perú ha llamado más la atención por tratarse del grupo parlamentario oficialista.

Agregó que en el Parlamento también existe el fenómeno de la creación de bancadas que carecen del respaldo de un partido político, lo cual dijo lamentar porque más bien se necesita fortalecer a las agrupaciones políticas.

“Yo apuesto por la democracia, que esta se consolide por los partidos y no por conductas individuales o caudillismos. A eso debemos apostar todos para tener una democracia sólida y que todos nos sintamos orgullosos y tranquilos”, subrayó.

Según su criterio, mientras la democracia peruana adolezca de partidos políticos sólidos y se maneje por caudillismos, siempre habrá inestabilidad política en el país, por lo que es necesario el esfuerzo de todos para rechazar el transfuguismo y evitar que se premie actitudes individuales disidentes.

El Mandatario, aprovechó la ocasión para reseñar que durante el gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000) no solo se “compraba con plata” a congresistas de la República, sino también a jueces, a fiscales, periodistas, a dueños de canales de televisión. "Todo estaba comprado”, dijo.

La bancada parlamentaria de Gana Perú sufrió la reciente dimisión de Wilder Ruiz, quien optó por integrarse a las filas de Dignidad y Democracia.

Con ello, el grupo parlamentario oficialista se redujo a 31 miembros, es decir, hoy cuenta con 16 escaños menos que cuando empezó el actual gobierno, en julio de 2011.