Santiago. El presidente Sebastián Piñera presenció la primera jornada de alegatos ante la Corte Internacional de Justicia desde La Moneda. Tras ello, mostró su conformidad por lo ocurrido en La Haya, calificando de contundentes los argumentos expuestos.

El mandatario señaló que la exposición chilena mostró la fragilidad de la demanda, la cual ha variado con el paso del tiempo.

Por ello, afirmó que “ya quedó perfectamente claro, en la sentencia de la excepción preliminar, que no existe obligación alguna de negociar mar o soberanía chilena. Bolivia no tiene derecho alguno a territorio o mar”.

En la misma línea que el equipo jurídico, Piñera reiteró que el Tratado de 1904 es fundamental en este caso. “Fue válidamente celebrado, se encuentra claramente vigente y fijó los límites con claridad y a perpetuidad”, manifestó.

“Llegó el tiempo que Bolivia deje de confundir aspiraciones con obligaciones”, aseveró, añadiendo que defenderá la soberanía como todos los expresidentes.

Pese al litigio ante la CIJ, anticipó que la disposición de Chile siempre será de buena voluntad y tendiente a solucionar problemas.