El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, inauguró el denominado "Foro Permanente para la Reducción de las Vulnerabilidades", un programa que tiene por objetivo prevenir y abatir los daños provocados por los desastres naturales en este país centroamericano.

El mandatario dijo que al crear este instrumento se podrá "contar con un espacio de confluencia del Estado y la sociedad más organismos internacionales en el país para sistematizar y ordenar la acción pública y privada destinada a la reducción de las vulnerabilidades".

En los últimos tres años El Salvador sufrió al menos cinco fenómenos naturales de distinta magnitud, tales como el paso de la tormenta "Ida", que dejó 198 muertos en noviembre de 2009 y causó daños materiales por unos US$313 millones.

Poco después, en mayo de 2010, la tormenta "Agatha" cobró la vida de 12 personas y arrojó pérdidas materiales por 115 millones de dólares.

Pero la depresión tropical "12E" fue la más destructiva, porque causó 34 muertos y daños por más de US$2.000 millones.

El Foro es un programa que busca promover una plataforma nacional de reducción de riesgos de desastre en esta nación centroamericana, y sistematizar acciones públicas y privadas para evitar desastres, además de operar la ayuda de manera coordinada en casos de emergencia.

El Salvador es uno de los países más vulnerables del mundo porque está expuesto a inundaciones, terremotos y deslaves.

Durante el gobierno actual se creó el Sistema Nacional de Protección Civil, que cuenta con el apoyo de 120.000 personas en todo el país, entre voluntarios, rescatistas y miembros de distintas instituciones del gobierno.

"La capacidad de respuesta del Estado salvadoreño ante un fenómeno climático o telúrico es infinitamente superior (en comparación con) la que contábamos tres años atrás", dijo el gobernante.