Lyon.  El presidente francés, Nicolas Sarkozy, acusó el sábado a su rival socialista François Hollande de defender políticas económicas incoherentes y desastrosas, mientras busca desacreditarlo antes de la primera ronda de la elección presidencial de abril y mayo.

En un animado discurso en Lyon, frente a unos 8.000 partidarios, Sarkozy dijo que Hollande había engañado a los votantes franceses al negar que fuesen necesarias las dolorosas reformas que realiza el país, alegando que su rival está poniendo en peligro el futuro del país al rehusarse a tratar la necesidad de cambios estructurales.

También criticó lo que dijo eran muchos cambios de Hollande frente a la política económica.

"Es irrespetuoso decir a los franceses en la mañana que vas a reducir la deuda, en la tarde que no vas a realizar ahorros y a la mañana siguiente, después de pensarlo, que vas a gastar más", dijo Sarkozy.

Hollande ha prometido equilibrar las finanzas del país antes del 2017, pero pareció dar pie atrás sobre esa promesa en un debate transmitido por televisión esta semana, al decir que daría prioridad al crecimiento por sobre la austeridad y modificaría sus objetivos si la economía se mostraba débil.

En un discurso de campaña el sábado, también prometió renegociar el acuerdo fiscal de la Unión Europea para incluir un impuesto a las transacciones financieras y a los bonos europeos, en un intento por estimular el crecimiento a través de la inversión en energía, educación y desarrollo urbano.

Sarkozy, quien se ha estado acercando a Hollande en los sondeos, criticó a su rival por enviar lo que llamó un mensaje cínico a los votantes.

"En una campaña presidencial, no puedes mentir. No puedes esconder lo que eres y lo que quieres", dijo Sarkozy a su audiencia en un discurso de 45 minutos en el que no realizó nuevas propuestas de política.

"No puedes ocultar el tipo de presidente que serás. No puedes seguir hablando sobre nada de forma indefinida y comprometerte a nada, no puedes seguir huyendo del debate, ocultando los desafíos", dijo ante los aplausos de la audiencia.

Hollande respondió, acusando a su rival de recurrir a insultos para ocultar su propia falta de propuestas y logros.

"Creo que él se está desesperando. El no puede apoyarse en sus antecedentes, son demasiado malos, el no está presentando un proyecto. Todo lo que puede hacer es mostrarse a sí mismo y su falta de moderación", dijo al programa de noticias de la tarde de TF1.

El portavoz de Hollande, Bernard Cazeneuve, fue más allá, diciendo que la diatriba era típica del estilo vulgar de Sarkozy, acusándolo de falta de dignidad cuando se trata de política sobre inmigración.

El líder conservador ha prometido reducir la inmigración a la mitad si es reelecto en mayo, y volvió a tratar el tema en Lyon al afirmar que si no se controlan las fronteras de Francia, se socavará el sentido de unidad nacional del país.