Brasil. El presidente de Brasil, Michel Temer, pidió este sábado, en un mensaje al pueblo brasileño, que el Supremo Tribunal Federal (STF) suspenda la investigación en su contra hasta que sea analizada la grabación que lo incrimina, y reafirmó que continuará en cargo.

Temer hizo una declaración en el Palacio de Planalto poco antes de las 15 horas locales, respondiendo a las acusaciones en su contra surgidas de la delación premiada del empresario Joesley Batista, del grupo JBS.

A partir de la grabación de una conversación entre Temer y Batista ocurrida el 7 de marzo pasado, el juez Edson Fachin, del STF, abrió oficialmente una investigación contra el mandatario  el pasado jueves.

En su declaración de este sábado, el presidente resaltó que la grabación habría sido editada y manipulada para perjudicarlo, sin que su validez fuera verificada antes de abrir el proceso en la Suprema Corte.

"Registro que leí noticia en el diario 'Folha de Sao Paulo' de que una pericia constató que hubo edición en el audio de mi conversación con el señor Joesley Batista. Esa grabación clandestina fue manipulada y adulterada con objetivos nítidamente subterráneos", subrayó.

"Brasil vive ahora, estoy obligado a reconocer, días de incertidumbre. Él (Joesley Batista) no paso ningún día en la cárcel, no fue castigado, cometió el crimen perfecto, gracias a esa grabación fraudulenta apostó contra la moneda nacional", dijo el Presidente Temer.

 "Fue incluida en la investigación; sin la adecuada investigación llevó a personas a engaño inducido, y trajo grave crisis en Brasil. Por eso estamos entrando hoy ante el STF para suspender el inquérito (indagatoria) propuesto hasta que sea identificada en definitivo", afirmó.

Temer reclamó, además, que ahora "el autor (el empresario Batista) está libre y suelto paseando por las calles de Nueva York, donde viajó antes de que fueran hechas las revelaciones.

"Brasil vive ahora, estoy obligado a reconocer, días de incertidumbre. Él no paso ningún día en la cárcel, no fue castigado, cometió el crimen perfecto, gracias a esa grabación fraudulenta apostó contra la moneda nacional", dijo.

Resaltó que antes de entregar la grabación compró un billón de dólares, porque sabía que eso produciría una desestabilización en el mercado, y como sabía que reduciría el valor de las acciones de su empresa, vendió una cantidad importante antes de la caída de la Bolsa provocada por el escándalo.

"JBS lucró millones y millones de dólares en menos de 24 horas. Ese señor tuvo préstamos públicos billonarios para hacer avanzar sus negocios, perjudicó a Brasil y los brasileños y ahora está en Estados Unidos", dijo.

Destacó las incoherencias entre el audio y las declaraciones de Batista en la delación premiada al Ministerio Público.

"Lo que está en su testimonio no está en el audio, y lo que está en el audio no está en su testimonio. Demostró que no estaba satisfecho con nuestro gobierno. El caso central de su delación hace patente el fracaso de su delación", dijo.

Explicó que las demandas de cambios en órganos públicos realizadas en la conversación con Temer no tuvieron lugar.

"Estamos acabando con los viejos tiempos de las facilidades para los oportunistas. El tiempo cuando hacían todo lo que querían con el dinero público. Quebraron Brasil y quedaron ricos", dijo, subrayando que "nada hice para que él recibiera beneficios del gobierno", no hay crimen en escuchar reclamos.

Justificó que recibió a Batista a altas horas de la noche, como lo hace con diversas personas de la sociedad brasileña y también con representantes de la prensa, e insistió en que hubo contradicciones entre el testimonio de Batista y del ejecutivo de JBS, Ricardo Suad.

"Mucho de lo que fue dicho en los testimonios prueba apenas falta de sintonía. Joesley Batista habla de buscar una forma de interlocución conmigo, el segundo dice que era interlocutor frecuente conmigo", dijo.

Enfatizó, con relación al pasaje más difundido de la grabación, que "no existe la compra del silencio" del ex presidente de la Cámara de Diuptados, Eduardo Cunha.

"No compré el silencio de nadie, no obstruí la Justicia. Hubo falso testimonio a la Justicia (de Joesley Batista)", subrayó, calificando al empresario de ser "un conocido charlatán exagerado".

"La conexión de una sentencia a otra, no es la de quien está comprando. Él dice que tiene 'una buena relación' con Cunha y yo digo 'mantenga eso'", señaló. "Hubo gran planificación para realizar ese grabación, después un montaje para crear un flagrante para incriminar a algunos", afirmó.

Temer concluyó diciendo que "Brasil exige que continúe en el camino de la recuperación económica", con la inflación bajo control, creación de empleo y recuperación del Producto Interno Bruto.

"Estamos completando las reformas para modernizar el Estado brasileño. Mi gobierno tiene rumbo, creo que ustedes son testigos de este hecho. Brasil no saldrá de su rumbo, continuaré al frente del gobierno", concluyó.