En medio de las olas sindicales que afectan a Uruguay por el debate del presupuesto quinquenal, un grupo de manifestantes se tomaron la sede del gobierno municipal de Tacuarembó y la Corte de Justicia en Montevideo, por lo que el presidente José Mujica firmó un decreto para que los policías los desalojen del edificio.

El presidente uruguayo tomó esta medida luego de intentar conciliarse con ellos. Según consigna Infobae, el secretario de la Presidencia, Alberto Breccia, remarcó por Radio 10 que "la ocupación está prohibida" y admitió que cuando "regulan una cosa es porque ya existe".

De todos los sectores del país están presionando para obtener mejores salariales y conficiones de trabajo, situación que ya el senado está estudiando, luego de la aprobación en la Cámara de Diputados.