Montevideo. Este “equilibrio” provoca también tironeos entre los que pretenden “más izquierda” por parte del presidente de Uruguay, José Mujica, y quienes son mas irrestrictos en el apoyo de la línea económico heredada del presidente Tabaré Vázquez.

En este debate se hace fuerte la presión del Partido Comunista que propugna una ideología política que en las últimas horas el propio Vázquez dijo que debería discutirse su vigencia.

También el sector mas duro del Movimiento de Participación Popular (MPP) quiere influir en el gobierno con un giro a la izquierda al que se opone el ministro de Economía, Fernando Lorenzo.

Mujica dijo este jueves en el semanario Búsqueda que “el problema de fondo es de naturaleza política” porque debe mediar entre sectores que tienen entre sus componentes “a un vasto sector socializante” y entre otros que son “apenas progresistas”.

Así, el equilibrio buscado por Mujica genera una paz coyuntural que puede ser el germen de nuevos enfrentamientos internos.