Montevideo. El presidente de Uruguay, José Mujica, está casi arrepentido de haber propuesto la figura de los delegados presidenciales y anda cansado de los empleados públicos que se olvidan de que en el Estado “el patrón es el pueblo”.

El mandatario dijo estas y otras cosas durante una charla informal que mantuvo este miércoles con parlamentarios blancos en el ambulatorio del Senado. “Muchachos, vengan un momento que el presidente los quiere saludar… El Pepe, ¿quién va a ser?”, invitó el líder blanco Jorge Larrañaga dirigiéndose a los correligionarios que se disponían a votar una pensión graciable para el ex jugador de Nacional Guillermo “Chongo” Escalada. Y, efectivamente, Mujica los estaba esperando.

“Viste luz y subiste”, lo saludaron casi a coro Luis Alberto Heber (Unidad Nacional) y Carlos Moreira (Alianza Nacional). Mujica explicó que se había dado una vuelta para invitar a un dirigente blanco a que lo acompañe a Brasilia el 1º de enero a la asunción de la presidenta electa Dilma Rousseff. “Voy en el Ford A”, bromeó el mandatario. “Bueno, mirá que yo fui a Brasilia en el avión que se cayó en Haití”, le contó Sergio Abreu (Alianza Nacional) quien acompañará a Mujica en su viaje junto a delegados del resto de los partidos. Durante el encuentro se habló de la polémica que Larrañaga mantuvo por Twitter con el líder colorado Pedro Bordaberry (Vamos Uruguay) por los delegados departamentales. “¡Qué garrón!

“Nunca en mi vida pensé que iban a decir que esto era por cargos. Mirá vos en que terminan las interpretaciones que me hacen. Si siguen jorobando nombro seis coroneles y se terminó el problema”, ironizó Mujica entre risas.

Bordaberry había sugerido en varias oportunidades que los delegados departamentales –que Mujica aceptó bajar de 18 a seis luego de negociar con Larrañaga- tienen más que ver con un asunto de reparto de cargos que con un plan descentralizador.

Este miércoles Mujica y los blancos hablaron del clima de conflictividad que se vive en el país.
“Ustedes tienen otra visión, pero yo soy de izquierda y creo que los trabajadores privados están luchando por recuperar la plusvalía. Pero en el sector público las ocupaciones no te las llevo”, dijo el mandatario.

“Porque ahí los que pagamos los sueldos somos todos los ciudadanos”, apuntó Abreu. “Pero claro, ahí el patrón es el pueblo”, coincidió Mujica. Luego de charlar brevemente con los colorados Wilson Sanabria y Ope Pasquet, el presidente volvió a la Torre Ejecutiva.