Montevideo. El presidente de Uruguay, José Mujica, sostuvo que la unidad de la sociedad es necesaria para encaminar el crecimiento del país. Se refirió a la importancia de los avances tecnológicos y destacó que los mismos no son solo “celulares y computadoras”, sino que llegaron a la forma de producir.

En su audición de este jueves en radio M24 dijo que el país está viviendo una “vorágine de cambios tecnológicos” y que eso no se limita a “lo evidente de las comunicaciones, de la masificación del uso de Internet, de la inteligencia digital”, sino que “se está dando en todo paralelamente”.

“Y se está dando en las disciplinas agrícolas. Viejas formas de trabajar se han transformado en industrias con altísima tecnología que devoran insumos intelectuales. La vieja agricultura rutinaria y sacrificada que suponía, en gran medida, la autoexplotación del agricultor, está desapareciendo en una revolución tecnológica que no tiene piedad”, agregó Mujica.

El mandatario explicó que esta realidad es un desafío para la sociedad y se refirió a defectos y bondades de los uruguayos. Destacó el sentido republicano y de igualdad entre las personas.

“Es cierto que nos cuesta priorizar los intereses generales muy frecuentemente. Tendemos a hiperdimensionar los intereses corporativos y sectoriales y se nos queda demasiado atrás el interés general, el de todos. Pero no es menos cierto es que somos profundamente republicanos. Sentimos hasta quisquillosamente que nadie es mas que nadie”.

En ese sentido, apeló a la unidad y compromiso de la sociedad para multiplicar las posibilidades de desarrollo del país.

“Si somos capaces de tener un sentido fuerte de unidad nacional por encima de nuestras diferencias de clases, que existen; por encima de muchos defectos a superar, de muchos egoísmos, que existen, y de muchas limitaciones, empezando por las limitaciones de quienes gobiernan. Si por encima de todo eso, somos capaces de mirar la grandeza de nuestro devenir histórico y la magnitud de nuestros recursos en juego (…), nos tenemos que dar cuenta de que este Bicentenario para nosotros no es otra cosa que la invitación a la aventura de vivir, de comprometerse y de querer a esta sociedad y a este país”, manifestó el presidente.

Los problemas. La baja natalidad, la educación y la seguridad fueron referencia de Mujica como los mayores problemas que enfrenta Uruguay y los comparó con países de la región y el mundo.
“Nuestra natalidad es bajísima y tal vez estratégicamente éste es nuestro mayor problema. (Además), es cierto que apenas tenemos 155 días anuales de clases, mientras los asiáticos andan por las 240 jornadas anuales y con horarios muchos mas largos. Acá es posible que esté nuestro gran segundo problema grave e importante: la enseñanza”, indicó Mujica.

Asimismo, dijo que “la seguridad tiene problemas” con respecto a la historia del país, “pero sigue siendo, por lejos, la mejor seguridad del continente”.

Bondades e idiosincrasia. Pero no todas fueron alusiones negativas, ya que Mujica apuntó a las bondades por las que Uruguay resulta atractivo para los extranjeros y que, muchas veces, no son vistas por los habitantes del país.

Esta habilidad política, solidaridad, salud y corrupción estuvieron en la lista a la que se refirió el presidente.

“Los partidos políticos de Uruguay son excepciones por su formidable estabilidad. Y se podrá pensar como se quiera, pero es una garantía de funcionamiento de Uruguay la estabilidad de sus partidos políticos. Todos anhelamos la justicia social”, dijo el mandatario.

Agregó: “somos bastantes solidarios. Nuestro sistema de Derecho será un poco lento, pero tenemos una Justicia irreprochable, fundamentalmente sana, independiente. La corrupción, que existe, desde el punto de vista comparativo es bajísima en el contexto de América y aun en el contexto mundial”. También hizo mención a los avances logrados en el área de la salud: “nuestro sistema de salud, dígase lo que se quiera (…) está mejorando a ojos vista”.

En cuanto a la idiosincrasia, Mujica se refirió a los hábitos de trabajo de los uruguayos y destacó la elección de los extranjeros para llegar a estas tierras.

“No nos matamos trabajando en términos generales aunque existen excepciones y siempre nos las ingeniamos para lograr fines de semana largos (…) pero nuestro pueblo ha logrado, recientemente, con paciencia y dedicación bajar el desempleo en forma alucinante. Además, hay un aluvión de argentinos que nos ha visitado que se sienten felices de venir a Uruguay. Admiran Uruguay. Viene gente de otras partes a vivir en Uruguay. (Hay) gente que tiene medios económicos y elige Uruguay para vivir”, agregó Mujica