Los altos índices de inseguridad preocupan en Centroamérica. Los problemas del narcotráfico y la delincuencia común que se registran en el istmo reunieron Antigua a los presidente de Guatemala, Álvaro Colom, Honduras, Porfirio Lobo, y El Salvador, Mauricio Funes.

Los mandatarios centroamericanos se encontraron este jueves con el propósito de consolidar y unificar estrategias que permitan garantizar una mayor seguridad a los habitantes en toda la región.

Los gobernantes de Honduras, Guatemala y El Salvador comenzaron a definir un plan de combate al crimen organizado que será presentado ante la comunidad internacional para obtener ayuda con el propósito de recuperar el ambiente de paz y tranquilidad en la región mediante las instituciones encargadas de sancionar, controlar y vigilar la integridad de las personas.

El encuentro se produjo luego de la matanza de 27 personas el pasado fin de semana en La Libertad, Petén, en el territorio guatemalteco.

Tras el encuentro, los presidentes centroamericanos emitieron un comunicado conjunto en el que expresaron su solidaridad con el presidente de Guatemala "por el cobarde asesinato de 27 campesinos guatemaltecos en el departamento del Petén, a manos de la organización criminal denominada los Zetas".

En la reunión se analizaron los hechos suscitados en el Petén y los efectos que podrían tener en los países vecinos.

Puntos tratados. Los mandatarios acordaron crear mecanismos de cooperación que permitan intercambiar información y actuar de manera coordinada, rápida y eficiente contra el crimen organizado.

Durante el encuentro, coincidieron en que la inseguridad y el crimen organizado en la región constituyen graves amenazas a los pueblos y gobiernos centroamericanos y que estos flagelos están vinculados a los desafíos que representan el crecimiento económico, la pobreza y la desigualdad.

Asimismo, abordaron temas de dimensiones regionales, como el tráfico ilícito de armas, las drogas y otros delitos conexos, puntualizando que estos contribuyen a los altos niveles de delincuencia y socavan la estabilidad política, las instituciones democráticas y la gestión transparente de los gobiernos, constituyéndose también en una grave amenaza para el desarrollo económico y social de los países de la región.

Lobo Sosa viajó a Guatemala acompañado por los secretarios de Seguridad y Defensa Nacional, Óscar Álvarez y Marlon Pascua, y el secretario privado Reinaldo Sánchez.