Washington. El presidente chino, Hu Jintao, dijo a su homólogo estadounidense, Barack Obama, que sus dos países deben reducir las tensiones económicas a través de negociaciones, pero ninguno de los líderes mencionó la disputa sobre el yuan en comentarios publicados este viernes.

Hu ofreció los comentarios conciliadores en una conversación telefónica de una hora con Obama que también abordó la disputa nuclear con Irán y las demandas de China sobre el Tíbet y Taiwán, dos áreas que recientemente fueron focos de tensión en las relaciones entre Washington y Pekín.

La conversación de alto nivel se produjo tras una semana en la que las tensiones entre las dos potencias parecieron suavizarse.

China dijo este jueves que Hu asistirá a una cumbre en Washington sobre seguridad nuclear, y diplomáticos indicaron que Pekín aceptó unirse a las discusiones con potencias occidentales sobre una nueva ronda de sanciones de la Naciones Unidas contra Irán.

"El presidente Obama resaltó la importancia de trabajar juntos para garantizar que Irán esté a la altura de sus obligaciones internacionales", dijo la Casa Blanca en un comunicado tras la conversación telefónica.

"También enfatizó la importancia de Estados Unidos y China junto a otras grandes economías en la implementación de los compromisos del G20 diseñados para producir un crecimiento equilibrado y sustentable", agregó el comunicado.

Reportes en medios chinos sobre la conversación no mencionaron a Irán, y en cambio señalaron el deseo de Hu de organizar conversaciones para resolver disputas comerciales, la importancia de lazos saludables entre ambas naciones, y de enfatizar la sensibilidad de Pekín sobre el Tíbet y Taiwán.

"Tanto China como Estados Unidos enfrentan la tarea de impulsar la recuperación económica y mantener un desarrollo económico estable", dijo Hu, según citas reproducidas por la televisión estatal china.

"Espero que ambas partes puedan abordar bien los problemas económicos y comerciales a través de consultas como pares y que contribuyan al objetivo mayor de cooperación económica entre China y Estados Unidos", agregó el mandatario chino.

La valuación del yuan, un tema potencialmente espinoso, no apareció en ninguna de las transcripciones públicas de ambos países sobre la charla. Pero estas descripciones oficiales podrían no haber cubierto toda su discusión.

La cumbre nuclear se iniciará días antes de que el Tesoro estadounidense entregue un reporte sobre si China está distorsionando su tasa cambiaria para respaldar sus exportaciones.

Dentro de Estados Unidos se ha incrementado la presión política para que el gobierno califique a China como un "manipulador de moneda".

Pero si lo hace, el gesto se produciría justo cuando los lazos están mejorando y en un momento en el que Washington busca ayuda en temas diplomáticos, como la búsqueda de nuevas sanciones contra Irán.

La relación entre Pekín y Washington ha sido afectada en meses recientes por disputas que van desde la divisa china, controles en internet, ventas de armamento estadounidense a Taiwán y la reunión de Obama con el exiliado líder espiritual del Tíbet, el Dalai Lama.

Hu enfatizó que esas todavía son preocupaciones vitales para China.

"Los temas de Taiwán y el Tíbet son claves para la soberanía y la integridad territorial de China, y se relacionan con los intereses esenciales de China. Un manejo apropiado de esos temas es clave para asegurar el desarrollo sano y estable de los lazos entre ambos países", dijo Hu, según una cita reproducida.

"Desde que el presidente Obama asumió el cargo, con el esfuerzo de ambas partes, los lazos entre China y Estados Unidos han mostrado una tendencia de desarrollo positivo", indicó Hu.