El presidente de china, Xi Jinping, y el de Taiwán, Ma Ying-yeou, del partido nacionalista Kuomintang, se encontrarán el sábado próximo (6.11.2015) en Singapur en una reunión que supone un gran avance para suavizar las tensas relaciones existentes entre ambos países tras la guerra civil y la complicada relación que mantienen China y Estados Unidos.

Por temor a un acercamiento político a la república comunista, este miércoles (4.11.2015) se manifestaron cientos de personas frente al Parlamento taiwanés. Los manifestantes temen una "venta" de la isla, con valores democráticos, a la República Popular China.

Primer encuentro desde entrada del Partido Comunista en Pekín. Se trata del primer encuentro entre ambos líderes de los países desde la entrada en Pekín en 1949 del Partido Comunista y la retirada de las tropas nacionales chinas a la isla. Invitar al presidente Ma es un cambio radical en la actitud mostrada por la dirección de Pekín, que hasta ahora siempre descartó esa posibilidad para no legitimar al gobierno de Taiwán.

La isla ha estado bloqueada y aislada como provincia renegada y separatista desde el final de la guerra civil. Durante años, el Partido Comunista Chino exigió la reunificación y amenazó con invasiones violentas.

El 16 de enero se celebrarán elecciones en Taiwan y esta reunión podría influir en ellas, aunque el presidente Ma Ying-jeou no puede presentarse a un tercer mandato. Obviando esta última decisión de reunirse con el presidente Xi Jinping, su partido se sitúa muy por detrás del DPP (Partido Democrático Progresista) en las encuestas.