Los presidentes de México y Colombia, países donde actúan grupos clave en la producción y comercialización de drogas, acordaron nuevas líneas de cooperación contra el crimen transnacional con la firma de un nuevo tratado de extradición y su oferta de ayuda antidrogas a Centroamérica.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, que realiza una visita oficial a México, asistió junto con su homólogo mexicano, Felipe Calderón, a la firma de tres acuerdos, de extradición, asistencia jurídica y traslado de prisioneros, con lo que refrendaron su compromiso de combatir al crimen organizado.

"El acuerdo de extradición modifica uno que teníamos desde 1928 que, al contrario, prohibía la extradición (de ciudadanos mexicanos y colombianos), y ahora se permite la extradición, lo que es muy importante en la lucha contra el crimen organizado", dijo Santos en un mensaje a medios. El anterior documento solo autorizaba a Colombia y México extraditar a ciudadanos de terceros países.

Con el nuevo instrumento se fortalece "la cooperación jurídica entre nuestros países y aumenta nuestra capacidad para actuar con mayor contundencia, con mayor eficacia, en contra del crimen organizado transnacional", dijo de su lado Calderón.

Ambos mandatarios ofrecieron además su cooperación a países de Centroamérica en la lucha contra el crimen organizado.

"Hoy refrendamos que Colombia y México estamos más unidos que nunca en la lucha contra el crimen organizado transnacional y, además, que estamos dispuestos a cooperar con terceros países en la región para combatir este flagelo, en particular nuestros hermanos países de América Central", añadió Calderón.