México D.F. Los presidentes de El Salvador, Mauricio Funes, y de México, Felipe Calderón, se reunirán el próximo viernes para coordinar una estrategia conjunta en la lucha contra el crimen organizado, tras la masacre registrada en Tamaulipas, donde murieron 72 migrantes, entre ellos varios salvadoreños.

Según un comunicado de la presidencia de México, ambos mandatarios abordarán “temas relacionados a la implementación de una estrategia conjunta de seguridad entre El Salvador y México para combatir la criminalidad que afecta a ambos países''.

Fue el jefe de Estado de El Salvador quien pidió la cita, luego de la matanza en la que logró sobrevivir un salvadoreño junto a un ecuatoriano y un hondureño, señaló El Informador.

Por otra parte, Mauricio Funes descartó demandar a México por la masacre, argumentando que sería “una irresponsabilidad” culpar a ese país por el hecho, informó La Jornada.

Explicó que “lo que se ha ofrecido es toda la colaboración necesaria, no sólo para el esclarecimiento de este hecho, sino también para garantizar unas condiciones de respeto a la integridad física y sicológica de nuestros emigrantes”.

A su juicio en este caso “existe una responsabilidad del Estado salvadoreño, ya que la población no tendría necesidad de abandonar este país si existieran suficientes empleos y las condiciones de bienestar que permitieran a los jóvenes quedarse en su tierra”.

En cuanto al sobreviviente salvadoreño, indicó que “por seguridad no podemos dar detalles”, pero dijo que su gobierno ya ha establecido contacto con él.

Se estima que unos 400 a 500 ciudadanos de El Salvador viajan a diario hacia los Estados Unidos, donde viven unos 2,8 millones.