Río de Janeiro. Un grupo de presos inició este martes un motín en la Unidad II de la Penitenciaria Regional de Londrina, en el estado de Paraná (sur de Brasil y limítrofe con Argentina y Paraguay) donde tomaron al menos cinco rehenes, informó la Policía Militarizada.

Los hechos sucedieron después de que los internos, encapuchados y armados con cuchillos y palos de madera, se apoderasen del tejado y los muros del edificio. En pocos minutos, el motín llegó a las 31 galerías que tiene la cárcel de Londrina.

Los rehenes permanecen con las manos atadas y bajo la amenaza de ser lanzados desde el tejado.

Todos los presos de la galería en rebelión están acusados de violencia sexual, según la policía.

El Departamento de Ejecución Penal del estado de Paraná (Depen) todavía no tiene informaciones de los motivos de la rebelión ni cómo comenzó, aunque la policía dijo que los presos reclaman de las condiciones de la cárcel y piden una revisión de sus condenas.

La cárcel de Londrina tiene actualmente 1.140 presos, aunque hay espacio previsto únicamente para 928.