Toluca, México. El PRI, que gobernó México por 71 años hasta el 2000, ganaba el domingo claramente las elecciones a gobernador en el clave Estado de México, lo que significa un espaldarazo para el actual mandatario estatal, favorito para suceder al presidente Felipe Calderón.

El candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Eruviel Avila, obtenía un 61,3% de los sufragios después de que habían sido capturadas más de un 21% de las mesas de votación, según los primeros resultados oficiales.

En tanto, Alejandro Encinas, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), obtenía un 21,8%, mostró el programa de resultados preliminares del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM).

Sondeos a boca de urna de dos televisoras habían mostrado antes una clara ventaja del candidato priísta.

"Hemos ganado con gran contundencia", dijo el dirigente nacional del PRI, Humberto Moreira.

La elección resultó un desastre para el conservador Partido Acción Nacional (PAN), al que pertenece Calderón, cuyo candidato Luis Felipe Bravo Mena obtenía apenas un 12,8% de votos, según los resultados oficiales.

Mientras que Avila se declaró triunfador, Encinas -quien anticipó que convocará a protestas públicas- y Bravo Mena denunciaron gastos excesivos de campaña por parte del PRI y que el partido realizó viejas prácticas para incidir en el voto a través de recursos del gobierno estatal.

El Estado de México, un bastión del PRI, es el más rico y poblado del país, con 15.17 millones de habitantes, y sus elecciones son consideradas la antesala de las presidenciales, previstas para julio del 2012.

El PRI también ganaba en los comicios para gobernador en el estado de Coahuila, fronterizo con Estados Unidos, y en Nayarit, sobre la costa Pacífico, según dos encuestas a boca de urna. En Nayarit, tanto el PRI como el PAN proclamaron el triunfo la noche del domingo.

Pesa violencia. Los comicios en el Estado de México, el mayor contribuyente a la economía nacional después de la Ciudad de México y gobernado por el PRI desde hace más de 80 años, eran vistos también como test de popularidad para Peña Nieto.

"Si sigue poniendo el mismo empeño en lo que viene haciendo como Gobernador, sería un buen presidente", dijo luego de votar Carlos Jiménez, un obrero de 50 años de Toluca, la capital estatal.

El PAN y el PRD fracasaron en un intento de aliarse para enfrentar al PRI en el Estado de México.

Observadores creen que el partido de Calderón ha sido castigado por los electores debido a la debilidad de la economía y a la ola de violencia del narcotráfico que afecta al país y ha dejado más de 40,000 muertos desde que el mandatario asumió en diciembre del 2006.

Por su parte, el PRD no ha logrado reponerse de las serias divisiones internas de años anteriores.

"La violencia se ha visto mucho, ya no está lejana, en la familia de uno, en los vecinos, se ve eso", dijo Israel Segura, de 33 años, un comerciante de Ecatepec.

Cinco cuerpos descuartizados aparecieron el domingo en el estado, al menos uno de ellos muy cerca de donde se tenía previsto instalar una mesa de votación en el municipio de Naucalpan, vecino a la capital, dijo el diario Reforma. Otras dos personas murieron baleadas en Ecatepec.

Analistas dicen que un triunfo en el Estado de México representa una significante victoria para el PRI. Sin embargo, no es un boleto automático a la presidencia.

"Es obvio que es una importante victoria para el PRI y Peña Nieto (...) pero las elecciones federales se moverán en una dirección diferente", dijo Carlos Ramírez, analista de Eurasia Group.