Sídney. El primer ministro australiano, Tony Abbott, fue duramente criticado tras condecorar al duque de Edimburgo, el príncipe Felipe, consorte de la reina Isabel II, con el título de caballero, una de las máximas condecoraciones del país oceánico, informaron este lunes los medios locales.

Abbott condecoró al duque de Edimburgo al considerar que "la monarquía ha sido una importante parte en la vida de Australia desde 1788", año en que llegó la primera flota británica a las costas del país.

El primer ministro dijo que se siente complacido de que la reina Isabel II, la jefe de Estado de Australia, haya aceptado las designaciones del príncipe Felipe y del exjefe de las Fuerzas Armadas de Australia Angus Houston como depositarios este año de este reconocimiento.

Tras conocerse la decisión, los comentarios críticos brotaron en las redes sociales al calificar la medida como "idiota, irrelevante y un masivo desperdicio del dinero recaudado de los impuestos" o una "broma a costa de los australianos" porque se le da un título de caballero a alguien que ya es aristócrata.

"Ja, ja, ja, ja. Él tiene un gran interés en Australia", "el mundo está loco" o "hace siete años nos disculpamos ante los indígenas australianos y hoy damos el título de caballero al príncipe Felipe ¿qué ha pasado?", señalan mensajes en la red social Twitter al aludir a la disculpa nacional ante los aborígenes por los abusos cometidos en su contra.

Abbott minimizó las críticas al considerar que los comentarios en las redes sociales son una especie de "grafiti electrónico" y generalmente son "muy ofensivos", según la cadena local ABC.

"Creo que los medios cometen un gran error al prestar tanta atención a las redes sociales. Uno no informaría sobre lo que se pinta en las paredes de los edificios y creo que si bien las redes sociales tienen su lugar, es algo anónimo", sentenció.