La Habana. El primer ministro de China, Li Keqiang, llegó el sábado a Cuba para profundizar los antiguos y fuertes lazos del gigante asiático con la isla de regimen comunista, tras el acercamiento reciente entre Washington y La Habana.

El presidente chino, Xi Jinping, ya había visitado la isla de gobierno comunista en 2014, apenas unos meses antes de que el presidente estadounidense, Barack Obama, y el cubano, Raúl Castro, anunciaron en diciembre una distensión que llevó al restablecimiento de relaciones diplomáticas hace poco más de un año.

La visita de Li, que fue recibido por el primer videpresidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, prolonga un desfile de líderes mundiales que han llegado al país caribeño este año, incluyendo a Obama y al primer ministro japonés, Shinzo Abe, quien estuvo en la isla esta semana.

"Dadas las sendas ventajas de China y Cuba en el área económico-comercial, estamos dispuestos a desplegar activamente la cooperación en la biotecnología, energías renovables, informática y comunicaciones (...) con vistas a forjar nuevos focos de la cooperación económica", escribió Li en un artículo publicado el sábado en Granma, el diario del Partido Comunista de Cuba.

Li dijo que en La Habana, donde se entrevistará con Raúl Castro, buscará fortalecer "el intercambio de alto nivel e intensificar la confianza mutua política".

China tiene una larga historia de intercambio con Cuba, uno de sus aliados comunistas y con el que tiene vínculos diplomáticos desde hace 56 años.

Pekín es el segundo socio comercial de la isla detrás de Venezuela, con un intercambio de 1.596 millones de dólares en los primeros nueve meses de 2015, un crecimiento de casi un 57 por ciento respecto del mismo período del año anterior, según datos oficiales cubanos.