París. La policía francesa llevó a cabo redadas en las viviendas de supuestos islamistas a lo largo del país después de los ataques del viernes en París, dijo el lunes el primer ministro francés, Manuel Valls, quien advirtió sobre la posibilidad de más ataques.

Valls dijo que desde este verano boreal, los servicios de inteligencia franceses habían evitado cinco ataques y que la Policía sabía que se estaban preparando otros en Francia y en el resto de Europa.

"Sabemos que se están preparando más ataques, no sólo contra Francia sino contra otros países europeos", dijo Valls en la radio RTL.

Fuentes policiales dijeron a Reuters que las autoridades realizaron al menos 110 registros en ciudades francesas durante la noche. Uno de los registros, en el barrio parisino de Bobigny, forma parte de la investigación judicial de los ataques en un estadio de fútbol, restaurantes y una sala de conciertos en los que murieron al menos 129 personas.

La cifra de fallecidos era de 132 el domingo, pero el lunes algunas informaciones apuntaban a que ese incremento podría tratarse de un error.

Los medios franceses dijeron que se habían realizado registros en Toulouse, Grenoble y Bobigny.

"Estamos haciendo uso del marco legal del estado de emergencia para interrogar a personas que forman parte del movimiento yihadista radical (...) y todos aquellos que abogan por el odio a la república", dijo Valls.

El viernes tres equipos coordinados de hombres armados y suicidas con bombas llevaron a cabo una ola de ataques en varios lugares de París en lo que el presidente francés, François Hollande, denominó como un "acto de guerra" del Estado Islámico.