Dublín. El primer ministro de Irlanda, Brian Cowen, dijo el lunes que solicitará la disolución del parlamento en el nuevo año luego que se haya completado el vital proceso de presupuesto, pero declinó aceptar las presiones de renunciar.

Cowen dijo que la aprobación del próximo presupuesto el 7 de diciembre es el tema más crucial que enfrenta el país.

"Los intereses del electorado de todo el pueblo no serán satisfechos mediante una postergación de, o peor aún poniendo en duda, las medidas que son necesarias para garantizar nuestro futuro económico y financiero", dijo.

Cowen y su partido, Fianna Fail, estuvieron el lunes bajo intensa presión luego que el Partido Verde, también de la coalición, llamara a elecciones generales para enero.

Los partidos de la oposición demandaron una elección inmediata.

El lunes por la tarde, Cowen dijo que tiene el completo apoyo de los miembros de su partido en el gabinete, y dijo que estaba en manos del partido decidir a sus líderes en una elección.