Dublín. El primer ministro irlandés, Brian Cowen, no renunciará a su cargo como jefe del gobernante partido Fianna Fail y ofrecerá a cambio a sus colegas la oportunidad de votar sobre su gobierno el martes, anunció este domingo.

"Creo que esto es por el bien del país y en realidad por el bien del partido en este momento", dijo en una rueda de prensa televisada en que convocó a un voto de confianza.

Cowen ha enfrentado llamados a renunciar tras las revelaciones de sus relaciones cercanas con ex banqueros caídos en desgracia.

La desafiante decisión del primer ministro, tras días de conversaciones con parlamentarios, es simplemente una confirmación de su salida antes de una elección general, probablemente en marzo que lo colocará junto a su gobierno en los libros de historia.

Brian Cowen, un ex ministro de Finanzas, es el líder irlandés más impopular de los tiempos modernos por su manejo de una crisis económica que llevó a Dublín a tener que aceptar un rescate de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional a fines del año pasado.

Las encuestas de opinión sugieren que el Fianna Fail podría perder la mitad de sus 74 escaños parlamentarios en la elección que se acerca, poniendo fin a décadas de dominio en la política local y dejándole en las bancas de la oposición por año.

Las revelaciones de que Cowen jugó una partida de golf con el ex presidente del Anglo Irish Bank meses antes de que el banco quedara bajo control estatal revivió las acusaciones de amistad entre el partido, bancos e inmobiliarias cuyos préstamos poco prolijos acabaron con la economía nacional.

Agobiados por años de aumentos de impuestos y recortes presupuestarios para pagar el rescate financiero, los votantes están hartos del compadrazgo que ayudó a precipitar el colapso económico por una mala supervisión.