Bagdad. El primer ministro chiíta de Irak está visitando las capitales de la región, muchas de las cuales temen que pueda distanciarse de los sunitas de Irak y dar a Irán demasiada influencia, en búsqueda de apoyo a su intento por formar un nuevo gobierno.

La falta de un nuevo gobierno siete meses después de una elección sin ganadores ha provocado preocupación de un aumento de la violencia, justo cuando disminuyen las matanzas sectarias desatadas tras la invasión liderada por Estados Unidos el 2003 y las fuerzas estadounidenses empiezan a retirarse.

El primer ministro Nuri al-Maliki sólo ha obtenido el apoyo explícito de un grupo chiíta vinculado a Irán.

Maliki se ha acercado al bloque intersectario Iraqiya, con apoyo sunita y que destacó en los comicios de marzo, aunque los líderes de la coalición se niegan a unirse a un Gobierno liderado por Maliki.

Los vecinos árabes de Irak y Estados Unidos están preocupados por la creciente influencia regional chiíta y quieren que Maliki incluya a Iraqiya en un acuerdo que comparta el poder, a fin de contrarrestar sus temores.

El líder de Iraqiya, el ex primer ministro Iyad Allawi, dice que excluir a su alianza podría llevar a derramar más sangre en el país.

Saad al-Hadithi, profesor de política en la universidad de Bagdad, dijo que la meta de Maliki era aliviar las preocupaciones entre países como Siria, que tienen sus reservas sobre la continuación del primer ministro en el poder.

"(El viaje) es un intento (...) por obtener el apoyo de estos países y disminuir las reservas y desacuerdos con algunos de los países", declaró.

Maliki voló a Siria la semana pasada buscando mejorar las agrias relaciones con Damasco, partió a Jordania el domingo y llegará a Teherán el lunes.

Durante este mes también visitará Turquía, un gran socio comercial e inversionista que emergió como un mediador clave desde las elecciones en Irak y un gran apoyo para los intereses sunitas en la región.

También se le espera en Egipto, que juega un papel tradicional como mediador de la política árabe.